Entender el mapa de las emociones corporales

Lee un fragmento de 'Una mente con mucho cuerpo', de la Dra. Rosa Molina.
Portada de 'Una mente con mucho cuerpo'.
PAIDÓS
Portada de 'Una mente con mucho cuerpo'.

Notar mariposas en el estómago, tener un nudo en la garganta o sentir que te han roto el corazón no son solo frases hechas; muy gráficamente ligan sensaciones reales con partes de nuestro cuerpo cuando se experimentan emociones como el enfado, la alegría o la tristeza.

La Dra. Rosa Molina, especialista en psiquiatría en el Hospital Universitario Clínico San Carlos, defiende en Una mente con mucho cuerpo (Paidós) que todas nuestras experiencias, emociones y sentimientos se producen, antes que nada, en el cuerpo, y que el sufrimiento psíquico en muchas ocasiones solo se libera a través de sensaciones físicas.

De la misma forma, en el libro apunta que el cuerpo puede ser el vehículo a través del cual incidir positivamente en nuestra mente mediante la actividad física, el mindfulness o, incluso, un abrazo o una caricia en el momento adecuado.

Como subraya la autora, “en las últimas décadas se ha concedido al cerebro una atención quizá desmedida, lo que ha derivado en un cerebrocentrismo que cada vez deja más de lado el cuerpo”, por lo que propone un nuevo enfoque sobre la importancia del cuerpo para comprender nuestras emociones y cuidar de nuestro bienestar físico y mental.

A continuación puedes leer un fragmento del tercer capítulo, titulado Entender el mapa de las emociones corporales, en el que muestra de manera muy visual cómo se activa nuestro cuerpo con las distintas emociones: