Una serie de explosiones sacude Crimea, la península ucraniana controlada por Rusia

Moscú habla de una detonación accidental de municiones, pero Kiev lo reivindica y mostraría así un poderío insólito. El territorio está ocupado desde 2014.
|
Humo de la explosión en Crimea, visto desde la playa de Saky, cerca de la base rusa de Novofedorivka, ayer martes.
Humo de la explosión en Crimea, visto desde la playa de Saky, cerca de la base rusa de Novofedorivka, ayer martes.
via Associated Press

El Ministerio de Defensa de Rusia ha informado de una serie de explosiones en un aeródromo militar en la anexionada península ucraniana de Crimea, a causa de un supuesto accidente. “En el territorio del aeródromo Saki, en las cercanías de la localidad de Novofiódorofka, tuvo lugar la detonación de varias municiones en un área de almacenamiento protegida”, señaló Defensa en un comunicado, este martes.

La entidad castrense indicó que “según el informe del lugar de los hechos, no tuvo lugar ningún ataque contra el almacén de pertrechos”. “A consecuencia de la explosión nadie salió dañado (en el aeródromo). El equipamiento aéreo no resultó dañado”, añadió el Ministerio de Defensa.

Crimea es oficialmente parte de Ucrania, pero Rusia se la anexionó en 2014 después de un referéndum que la comunidad internacional considera ilegítimo. Muchos ucranianos ven este gesto como el principio de su guerra con Rusia, vieja de ocho años, y que ahora pasa por una nueva fase tras la invasión del pasado 24 de febrero. Esta es la primera vez que las tropas de Kiev logran atacar la zona, lo que supone un hito y un cambio: tiene potencial para hacerlo y la voluntad de sacar de allí al ocupante.

Un consejero ucraniano sénior negó que Ucrania fuera responsable y no ha habido comunicado oficial de Kiev anotándose este tanto, pero un funcionario ucraniano citado por la agencia AP sí ha dicho que las fuerzas ucranianas estaban detrás de las explosiones.

Al lugar de los hechos acudió el líder regional prorruso, Serguéi Aksiónov, quien señaló en su cuenta de Telegram que “fueron reforzadas todas las medidas necesarias para proteger la seguridad de la población y la infraestructura”. “En primera instancia se tomaron medidas para acordonar el perímetro en una zona de 5 kilómetros (...) para evitar daños a civiles”, indicó.

No obstante, según el ministro de Salud Pública de la república de Crimea, Konstantín Skorupski, “al hospital regional fueron trasladados cinco heridos, uno de ellos menor de edad”. El titular de Salud Pública señaló que se trató de heridas menores causadas por pedazos de cristal.

Posteriormente, Salud Pública elevó el número de heridos a 6, mientras que Aksiónov informó de un fallecido a consecuencia del siniestro.

Las redes sociales que se hicieron eco de lo sucedido, publicaron múltiples fotos y vídeos de las explosiones e informaron de caravanas de turistas que trataban de abandonar apresuradamente la zona.

“La guerra comenzó en Crimea y debe acabar con Crimea liberada”

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, afirmó horas después de conocerse la explosión que la guerra rusa contra su país “comenzó en Crimea y debe terminar con Crimea” liberada. También alertó de que no habrá una paz duradera en el Mediterráneo mientras Rusia pueda usar ese territorio ucraniano ocupado en 2014 como su “base militar”.

“La presencia de ocupantes rusos en Crimea es una amenaza para toda Europa y para la estabilidad global. La región del Mar Negro no puede ser segura mientras Crimea esté ocupada. No habrá una paz estable y duradera en muchos países a orillas del mar Mediterráneo mientras Rusia pueda utilizar nuestra península como su base militar”, dijo Zelenski en su habitual discurso nocturno divulgado por medios oficiales.

“La presencia de ocupantes rusos en Crimea es una amenaza para toda Europa y para la estabilidad global (...) No habrá una paz estable y duradera en muchos países a orillas del mar Mediterráneo mientras Rusia pueda utilizar nuestra península como su base militar”

El gobernante ucraniano agregó que “esta guerra rusa contra Ucrania y contra toda la Europa libre comenzó con Crimea y debe terminar con Crimea, con su liberación. Hoy es imposible decir cuándo sucederá esto”.

Denunció que Rusia ha convertido esa península “en uno de los lugares más peligrosos de Europa. Rusia trajo represión a gran escala, problemas ambientales, desesperanza económica y guerra a Crimea”.

Zelenski informó de que su Gobierno lanzó “la Plataforma de Crimea, una plataforma diplomática clave para el trabajo sobre la liberación de Crimea. La Plataforma de Crimea también funcionará este año. Ya nos estamos preparando para esta cumbre”.

Crimea es herida abierta

La anexión de Crimea en 2014 fue vista por los prorrusos como la recuperación de un territorio que les pertenecía, alegando para ello, por ejemplo, el mismo idioma común, decían que era una medida humanitaria para proteger a los civiles con los que tanta conexión tenían. Obviaban desde 1954 se había convertido en una región ucraniana de pleno derecho, tras ser reclamada ampliamente por Kiev y entregada por el dirigente soviético Nikita Jruschov.

Ponían la vista más atrás, en Catalina la Grande, que se la había arrebatado a los turcos. Habían pasado muchos años, pero no los suficientes para acabar con ese sentimiento de pertenencia, señalaba Rusia. La composición de la zona es compleja: un 60% de la población es de origen ruso, otro 25% es ucraniano y el resto, tártaro.

Tras la anexión ilegal vino la vinculación a Rusia mediante un referéndum considerado inservible por Kiev, que generó una fuerte oposición de la mayor parte de la comunidad internacional. Fue el momento en el que se emitieron las primeras sanciones contra Moscú por este conflicto, pero que no lo han hecho desistir de sus objetivos.

La invasión rusa en Ucrania, vista por el Premio Pulitzer Emilio Morenatti