ECONOMÍA
05/03/2020 11:10 CET | Actualizado 05/03/2020 14:18 CET

Una tractorada colapsa Huelva ante la "situación límite" que atraviesa el campo

Unos 300 tractores recorren la autovía A-49 para “llamar la atención”.

RTVE
Unos 300 tractores se movilizan en Huelva en protesta por la situación del sector.

Objetivo: una gran tractorada para “llamar la atención” sobre “la situación límite que atraviesa” el sector primario en España. El campo vuelve a manifestarse este jueves y, una vez más, Huelva es el escenario de las protestas.

Unos 3.000 agricultores y ganaderos y 400 vehículos agrícolas de la provincia se manifiestan, convocados por Asaja-Huelva, Cooperativas Agro-Alimentarias de Andalucía en Huelva y COAG-Huelva, cortando ocho kilómetros de la A-49 -en la provincia de Huelva- entre las 11:00 y las 14:00 horas.

Hace una semana, más de un centenar de tractores y otros vehículos agrícolas cortaron esta autovía, clave en el transporte con Portugal, para reclamar precios justos en origen. 

En esta ocasión, centenares de vehículos se han concentrado en el punto de partida de la protesta es la rotonda de San Juan-Trigueros (Huelva), en el polígono El Buitrón ―kilómetro 75 de la autovía― y ha llegado hasta La Ribera, en el termino municipal de la capital.

La tractorada ha recorrido la A-49 en sentido Huelva hasta el siguiente cambio de sentido, el de La Ribera. Desde allí, la comitiva ha regresado en sentido Sevilla hasta el punto de inicio. Una vez en la salida de la A-49 a San Juan del Puerto, se ha leído un manifiesto y las tablas reivindicativas. 

“No pueden aguantar más” 

Respecto a la movilización, los responsables en Huelva de las asociaciones convocantes, José Luis García-Palacios Álvarez (Asaja), Cristóbal Picón (Cooperativas Agroalimentarias) y Enrique Acción (COAG), han señalado que los agricultores y ganaderos onubenses “no pueden aguantar más la grave crisis que afecta al campo”.

Acción pidió a los onubenses que “se conciencien” de “lo que significa la agricultura para la provincia de Huelva” y que los agricultores y ganaderos necesitan “precios justos para poder vivir y generar empleo de calidad” ya que son “el motor de la economía”.

En esta misma línea se pronunció Picón, que hizo hincapié en que “la agricultura genera uno de cada dos empleos en la provincia”, a la par que criticó que “el sector primario se encuentra en peligro de desaparición” ya que se plantean “reducciones en las partidas de las ayudas Europeas de la Política Agrícola Común (PAC).

Picón reseñó que las ayudas de la PAC son “imprescindible” para “hacer frente” a las exigencias “que tiene el sector productor en Europa” y reclamó que “se desbloqueen las infraestructuras” algo “fundamental” para garantizar el agua de la provincia, al tiempo que criticó “la lentitud y el abandono de las administraciones”.

Por su parte, García-Palacios señaló la situación “absolutamente de tensión insalvable y de extrema necesidad y emergencia” para que el Gobierno central, el de Europa y los autonómicos “tomen conciencia del valor absolutamente estratégico y vital que tiene el sector agrario para la sociedad” ya que son productores y transformadores “de la riqueza del suelo”.

Subida del SMI

Desde las asociaciones destacaron que “no estamos en contra de la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) como han querido hacer ver”, aunque si han indicado que esta medida “está poniendo en riesgo a cientos de explotaciones en toda Andalucía”, y que en Huelva, donde predomina un tipo de agricultura que precisa de una gran cantidad de trabajadores, “amenaza con dejar en la cuneta a las empresas y también a todos los que trabajan para ellas, y que contribuyen, juntos, a mantener la población, el desarrollo y la riqueza en el medio rural”. 

Por esto, remarcaron que el Gobierno “no ha calibrado que una subida del 30 por ciento ―a la que hay que sumar los consiguientes gastos sociales―, no podía ser asumida en igualdad de condiciones por todo el tejido empresarial”.

A este respecto han pedido una “compensación inmediata” del incremento del coste del empleo en las explotaciones agrarias ya que la subida del SMI “no puede ser repercutida en el precio del producto”, por lo que han exigido al Gobierno medidas como “la reducción o la bonificación de la cotización de las cuotas de la Seguridad Social de forma que el incremento de los costes laborales pase del 34 al 14 por ciento, entre otras”.

Reivindicaciones

Las ejecutivas de las asociaciones han elaborado una tabla reivindicativa en la que reclaman, en primer lugar, unos “precios justos” para “un campo vivo”, un reparto “más equitativo” del valor de los productos con un “no a la especulación”, y un etiquetado “real” donde se especifique la composición de cada producto y el origen “de forma clara”, ya que los consumidores “deben saber lo que compran y su procedencia”.

A este respecto, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha pedido este jueves -en el programa Espejo Público de Antena 3- a la Comisión Europea (CE) que en esta legislatura se incremente la información para el consumidor sobre el origen de los alimentos en el etiquetado de los productos. 

El ministro ha recordado la normativa española sobre el etiquetado de la leche y ha subrayado que este semestre presentará otra para reforzar la etiqueta de origen de la miel.

Asimismo, los agricultores y ganaderos solicitan que se establezcan controles de los productos de países terceros, “que sean operativos” y que, “en definitiva, haya un control efectivo” de la entrada de productos de fuera de la Unión Europea.

Otra de las reivindicaciones es conseguir una PAC “más equitativa”, estableciendo mecanismos “para fomentar a los profesionales de la agricultura”, así como destacan entre sus argumentos que los agricultores producen “calidad y son motor de la economía, no el problema de ningún país”. En este sentido, subrayan que “generan empleo riqueza en las zonas rurales, afianzan el territorio, evita el despoblamiento y producen salud”.

También piden la eliminación de los aranceles de EEUU, y negociación eficaz respecto “a otros ataques” a sus producciones como el Brexit o el veto ruso.

Otra de las reivindicaciones es la de articular ayudas directas “urgentes” para paliar la sequía que padece la provincia “desde hace ya dos años” y que “están sufriendo” los cultivos y la ganadería “obligando a los productores a incrementar sobremanera los costes de producción”.