UNICEF advierte de que si todos los países consumieran como la UE se necesitarían 3,3 planetas

El Fondo de la ONU sostiene que España “tiene un desempeño bastante consistente y relativamente satisfactorio”, pero avisa por ejemplo de la pobreza energética.
"No podemos comprar otro planeta", se lee en la pancarta de un manifestante de los 'Fridays for Future', el pasado marzo, en Madrid.
"No podemos comprar otro planeta", se lee en la pancarta de un manifestante de los 'Fridays for Future', el pasado marzo, en Madrid.
Marcos del Mazo via Getty Images

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha advertido de que si todos los habitantes del mundo consumieran recursos al ritmo de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Unión Europea (UE), se necesitaría el equivalente a 3,3 planetas terrestres para mantener los niveles de consumo.

“La mayoría de los países ricos no solo no están proporcionando entornos saludables para los niños dentro de sus fronteras, sino que también están contribuyendo a la destrucción de los entornos de la infancia en otras partes del mundo”, ha asegurado la directora de la Oficina de Investigación Innocenti de UNICEF, Gunilla Olsson.

Algunos datos que recoge la organización tienen que ver con la polución. En concreto, Finlandia, Islandia y Noruega se sitúan en el tercio superior en la provisión de un medioambiente saludable para los niños y niñas, pero se encuentran en el tercio inferior del mundo, en general, en materia de contaminación.

Asimismo, en Bélgica, Israel, Países Bajos, Polonia, República Checa y Suiza, más de uno de cada 12 niños están expuestos a una elevada contaminación por pesticidas, mientras que en Islandia, Letonia, Portugal y Reino Unido, uno de cada cinco niños están expuestos a la humedad y el moho en su casa.

“En algunos casos, estamos viendo que los países proporcionan entornos relativamente saludables para los niños dentro de sus fronteras, a la vez que son los principales responsables de la contaminación que está destruyendo los entornos de los niños en el extranjero”, ha agregado.

“En algunos casos, estamos viendo que los países proporcionan entornos relativamente saludables para los niños dentro de sus fronteras, a la vez que son los principales responsables de la contaminación que está destruyendo los entornos de los niños en el extranjero”

El caso de España

De esta forma, desde la organización han señalado que, en el caso de España, los hogares en situación de pobreza y con hijos se ven afectados en mucha mayor medida por las malas condiciones de su vivienda, según un comunicado de UNICEF.

“Por ejemplo, en el indicador sobre la dificultad para mantener su casa caliente, la diferencia en nuestro país entre los hogares en riesgo de pobreza y el conjunto de todos los hogares es la sexta más alta de los países analizados: 13,8 puntos porcentuales (7,7% para el conjunto, 21,5% para los hogares en pobreza)”, ha explicado la ONG.

Pese a ello, España “tiene un desempeño bastante consistente y relativamente satisfactorio”: los entornos inmediatos en los que se desarrollan los niños y niñas son aceptables en comparación con otros países y, al mismo tiempo, debido a los patrones de consumo y el nivel de emisiones, su impacto sobre el medio ambiente mundial es mucho menor que el de otros países.

Así, UNICEF ha pedido a los gobiernos que lideren “a nivel nacional, regional y local la mejora del entorno de la infancia, reduciendo los residuos y la contaminación del aire y del agua y garantizando una alta calidad de las viviendas y los barrios”.

″(Hay que) garantizar que las políticas medioambientales tengan en cuenta a la infancia. Los gobiernos y los responsables políticos deben asegurarse de que las necesidades de la infancia se incorporen a la toma de decisiones”, ha zanjado.

Las protestas mundiales contra el cambio climático, en imágenes