Polonia y los bálticos se cierran a los rusos en medio del debate sobre poner más restricciones

Los cuatro estados miembro de la UE prohibirán la entrada de turistas rusos a partir del 19 de septiembre.
Banderas de Ucrania y Estonia.
Banderas de Ucrania y Estonia.
EUROPA PRESS

Los tres países bálticos (Estonia, Letonia y Lituania) y Polonia se cierran a los ciudadanos rusos. Los cuatro países impondrán una prohibición casi total de entrada por parte de turistas rusos con visas Schengen a partir del 19 de septiembre, según han anunciado este jueves en una declaración conjunta.

Al explicar la prohibición la declaración conjunta dice que “entre los ciudadanos rusos que ingresan al área Schengen hay personas que vienen con el objetivo de socavar la seguridad de nuestros países” y recuerda que “tres cuartas partes de los ciudadanos rusos apoyan la guerra de agresión de Rusia en Ucrania”.

“Se mantendrán en vigor las excepciones legítimas para disidentes, casos humanitarios, familiares, titulares de permisos de residencia, para la facilitación de servicios de carga y transporte y misiones diplomáticas, el acceso a Kaliningrado y demás”, según el comunicado.

La imposición de prohibiciones y restricciones nacionales de viaje dentro de la zona Schengen de libre circulación para todos los ciudadanos de la UE y visitantes legales está permitida y fue utilizada por los países bálticos y otros miembros de la UE durante la pandemia de covid-19.

El ministro de Exteriores de Letonia, Edgars Rinkevics, ha dicho, en una comparecencia conjunta con su homólogo danés Jeppe Kofod, que los países bálticos continuarían presionando para que se impongan más restricciones a los rusos para viajar a la UE.

Hace una semana, los minsitros de Exteriores de la Unión Europea acordaron suspender el acuerdo de facilitación de visados a ciudadanos rusos como medida intermedia entre un debate al que los Veintisiete llegaron con dos puntos de vista distintos. Entre los que piden medidas más restrictivas y los que defienden que los ciudadanos rusos no tienen que pagar por las decisiones del Kremlin.