BLOGS
29/10/2021 07:13 CEST | Actualizado 29/10/2021 07:13 CEST

Unos presupuestos para modernizar la economía y crear empleo

Nuestro país afronta un paso determinante para avanzar en la consolidación de la recuperación económica y social.

GETTY
Billete.

Nuestro país afronta, con la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2022, un paso determinante para avanzar en la consolidación de la recuperación económica y social, la generación de empleo y la modernización de nuestro tejido productivo.

Hace un año, en estas mismas fechas, cuando trabajábamos sobre los PGE para 2021, no había ni una sola persona vacunada y sufríamos la segunda ola de la pandemia. Hoy, un 90% de la población está vacunada y la incidencia acumulada se encuentra en mínimos desde el inicio de la crisis.

España ha liderado un cambio en un solo año, gracias a la ciencia y al proceso de vacunación y también, gracias al esfuerzo cotidiano de la ciudadanía, fundamentalmente de los trabajadores, las pymes y los autónomos, que demuestran nuestra fortaleza como sociedad y han sido un ejemplo para los países de nuestro entorno. 

Mientras en 2021 nuestra economía cayó cerca de un 10% de nuestro PIB, hoy es una de las que más crece en la Unión Europea. También, hace un año teníamos 900.000 trabajadores en ERTE, aunque llegaron a ser 3,5 millones, y hoy el número es de 200.000 trabajadores, lo que evidencia el éxito de la respuesta económica del Gobierno desde el inicio de la pandemia, para desplegar una red social y económica sin precedentes, que ha servido para salvar vidas, empleos y empresas. 

Es, en este contexto, en el que el Gobierno de Pedro Sánchez presenta las cuentas públicas para 2022, con optimismo pero con prudencia y responsabilidad para dar una respuesta eficaz a los retos que nuestro país tiene en los próximos meses. Y también para dar soluciones a los problemas de la ciudadanía y sentar las bases para un desarrollo más sostenible para las próximas generaciones.

Los PGE 2022 asumen los principales desafíos de España y son el eje sobre el que se va a avanzar en la gran transformación económica y social para, no solo crecer más, sino mejor, y ser más resilientes en el futuro. Unos presupuestos centrados en las personas y en mejorar sus condiciones de vida. También, unos presupuestos que nos permitan crear empleo y nuevas oportunidades. Para ello, llevan a cabo una inversión productiva y social sin precedentes en sectores como la innovación, la investigación y la ciencia, el acceso a la vivienda, las becas, el empleo juvenil, la competitividad y el crecimiento de las empresas, la cohesión territorial y social, así como la transición ecológica y la transformación digital. 

Centrados, no solo en el mayor gasto social de la historia, sino también en la mayor inversión conocida para la recuperación económica y productiva, destinando, por ejemplo, 2.140 millones para impulsar las pymes; 13.298 millones de euros para apostar por la investigación, el desarrollo, la innovación y la digitalización; 40.000 millones de euros en inversión pública para sentar las bases de un nuevo modelo productivo para que España sea más competitiva y con mejores infraestructuras; 707 millones de euros para la reconversión y la reindustrialización; o también 11.316 millones para la aceleración de los procesos de digitalización, automatización y adaptación de las cadenas logísticas.

Y todo con responsabilidad fiscal, dado que los PGE para 2022, reducen la deuda pública y el déficit público, reduciéndose el déficit a la mitad en tan solo 2 años, garantizando así la credibilidad y sostenibilidad de las cuentas públicas.

En definitiva, unos presupuestos coherentes con las necesidades de hoy y ambiciosos con los retos del mañana, unos presupuestos para afrontar el presente y mirar al futuro.