INTERNACIONAL
05/10/2020 10:27 CEST

Varios expertos consideran que la infección de Trump es severa

El presidente de EEUU podría tener una enfermedad más grave de lo que sugiere su equipo médico.

Getty Images
El presidente Donald Trump, en una imagen de este domingo.

Varios médicos sostienen que el hecho de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, esté siendo tratado con dexametasona es señal de que su infección de coronavirus es severa.

El equipo médico de Trump reconoció este domingo que habían empezado a utilizar este medicamento, un esteroide genérico ampliamente usado en otras enfermedades para reducir la inflamación. 

“Lo que he oído durante la rueda de prensa sugiere que el presidente tiene una enfermedad más severa que la imagen optimista que se está planteando”, señala el doctor Daniel McQuillen, especialista en enfermedades infecciosas del Lahey Hospital & Medical Center de Burlington (Massachusetts, EEUU).

El presidente podría tener una enfermedad más severa que la imagen optimista que se está planteando

La Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas indica que la dexametasona es beneficiosa para las personas con COVID-19 crítica o severa que requieren oxígeno, y algunos estudios apuntan a que el medicamento no ayuda, e incluso puede ser dañino, en personas con casos más suaves de coronavirus. 

Varios médicos que llevan meses tratando a pacientes con Covid sostienen que, pese a la gravedad, Trump podría ser dado de alta este mismo lunes. “No se va a ir a una casa cualquiera sin asistencia médica. Básicamente, en la Casa Blanca hay un hospital montado”, señala el doctor Walid Gellad, profesor de Medicina en la Universidad de Pittsburgh.

La principal pregunta es si hay riesgo de deterioro

Si Trump no requiere más oxígeno —que ya ha recibido hasta en dos ocasiones a lo largo del fin de semana— y puede volver a su actividad normal, los médicos podrían darle el alta, opina también el doctor Amesh Adalja, especialista en enfermedades infecciones de la Universidad Johns Hopkins.

“La principal pregunta es si, aun así, puede haber riesgo de deterioro”, plantea Adalja. 

“Siempre es difícil predecir lo que va a ocurrir”

La COVID-19 suele tener dos fases: la infección viral en sí misma y, en algunos casos, una sobrerreacción del sistema inmune, que es lo que puede causar daños en los órganos. “La gente suele sobrellevarlo durante la primera semana, pero luego la situación puede empeorar rápidamente”, advierte el doctor Stuart Cohen, jefe de enfermedades infecciosas del California’s UC Davis Health. “Siempre es difícil predecir lo que va a ocurrir”.

Algunos pacientes desarrollan síntomas de empeoramiento, dificultad para respirar y otras complicaciones una semana después de los primeros síntomas

Los médicos señalan que los pacientes de coronavirus que responden bien al tratamiento pueden salir del hospital relativamente rápido, pero aun así necesitan seguir monitorizados de cerca.

“Algunas personas con COVID-19 desarrollan síntomas de empeoramiento, dificultad para respirar y otras complicaciones una semana después de los primeros síntomas”, advierte el doctor Rajesh Gandhi, médico de enfermedades infecciosas en el Hospital General de Massachusetts.

Aunque Trump sea dado de alta este lunes, los médicos avisan: “Es muy improbable que vuelva a su vida normal, y a la campaña electoral, en menos de 14 días”. Recordemos que las elecciones son el 3 de noviembre, dentro de 29 días.

Consulta aquí toda la información sobre las elecciones de EEUU

Photo gallery Besos y abrazos en un acto en la Casa Blanca en plena pandemia See Gallery