NOTICIAS
05/04/2019 19:10 CEST | Actualizado 05/04/2019 20:39 CEST

Dimite el 'número dos' de prensa de Moncloa por el caso Villarejo

Alberto Pozas ha sido citado a declarar como testigo en la Audiencia Nacional

LA SEXTA

El director de Información de Moncloa, Alberto Pozas, ha dimitido de su cargo después de las informaciones aparecidas que lo relacionaban con el caso Villarejo mientras dirigía la revista Interviú y ser citado a declarar como testigo por la Audiencia Nacional.

Según ha informado en un mensaje a los periodistas, ayer presentó su dimisión y “hoy ha sido aceptada”. El motivo: “Estoy siendo utilizado para atacar al Gobierno y al presidente, no lo puedo permitir”.

El excomisario José Manuel Villarejo, en prisión, declaró ante el juez que fue el director de Interviú el que le dio el pendrive con el supuesto contenido de un teléfono móvil sustraído a una ayudante del líder de Podemos, Pablo Iglesias.

El anuncio de su dimisión se produce después de que el juez de la Audiencia Naciona Manuel García-Castellón le haya citado a declarar el próximo lunes como testigo, según precisa El País.

 En su mensaje a los informadores, Pozas señala que “encima, la situación” le impide “poder siquiera opinar sobre lo que está pasando”. El caso está bajo secreto de sumario. “Pensé que conocía la política, pero he aprendido una nueva lección: con las urnas cerca, hasta el arco iris puede verse en noche cerrada”. “A partir de ahora espero que pueda redimensionar el asunto que me ha atropellado”, ha escrito.

Y añade: “Que quienes han creído que podían mezclar mi nombre con la conocida ‘policía patriótica’ vean que estaban muy equivocados, algunos a sabiendas”.

Pozas trabajaba hasta hoy a las órdenes directas del secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver. El actual Gobierno de Pedro Sánchez se ha desvinculado en todo momento de esa ‘policía política’ que operaba durante la etapa de Mariano Rajoy con Jorge Fernández Díaz al frente de Interior.

Investigación en la Audiencia Nacional

La Audiencia Nacional está investigando el robo del móvil a una asesora de Pablo Iglesias, que se encontró posteriormente durante los registros llevados a cabo por la operación Villarejo. Además, el juez está estudiando los supuestos informes que se realizaron por parte de ese grupo de policías para vincular la financiación de Podemos con Venezuela.

Villarejo se intentó desvincular ante el juez del informe PISA (Pablo Iglesias Sociedad Anónima) y dijo en su versión, según fuentes jurídicas citadas por Efe, que se debió a un acto de venganza o despecho hacía esa trabajadora de Podemos.

Una copia con los datos del teléfono en un pendrive llegó a la redacción de la revista Interviú, que consideró que el contenido no era publicable y su entonces director, Alberto Pozas (aunque no citó su nombre), se lo hizo llegar a Villarejo, según las fuentes jurídicas consultadas. Lo que sí ha asumido el excomisario es que participó en una “investigación policial” sobre Iglesias.

El propio Pablo Iglesias ha criticado duramente esta semana que que esas “cloacas del Estado” seguían operando. El Gobierno de Sánchez lo ha negado rotundamente y el actual titular de Interior, Fernando Grande Marlaska, decía que se habían tomado medidas contundentes y claras y ya no existía esta trama dentro de su departamento. La de Pozas es la primera dimisión política a raíz de este escándalo.

 

 

 

#YONOMEOLVIDO