INTERNACIONAL
04/09/2019 18:21 CEST | Actualizado 04/09/2019 21:00 CEST

El Parlamento británico aprueba la ley para impedir un Brexit a las bravas

Por 327 votos a favor y 299 en contra en la segunda votación, después de que en la primera también se impusiera el sí al bloqueo de un Brexit sin acuerdo.

AFP
Boris Johnson

Cuando parecía que la política en Reino Unido no podía retorcerse más, el Parlamento británico ha parado los pies —por segundo día consecutivo— a su primer ministro, Boris Johnson, aprobando una legislación que impide un Brexit salvaje.

Por 327 votos a favor y 299 en contra este miércoles los diputados británicos han decidido en segunda votación, alrededor de las 21:00, que no habrá Brexit si no se llega previamente a un acuerdo con la Unión Europea (UE).

Ya en la primera, el resultado había hecho prever la decisión final (al comienzo de la tarde fueron 328 sufragios a favor y 300 en contra). Hasta la fecha, Johnson había prometido que el Brexit se haría efectivo el próximo 31 de octubre por las buenas o por las malas. Pero, finalmente, parece que no será así. 

Si antes del 19 de octubre el Parlamento no ha aprobado un acuerdo de salida, todo apunta a que se pedirá una prórroga a Bruselas hasta el 31 de enero de 2020, con la que ambas partes —Reino Unido y los 27 Estados miembro— tendrán tres meses adicionales para negociar una salida ordenada.

La maquinaria se puso en marcha este mismo martes, cuando el conservador Philip Lee anunció que no seguiría apoyando a su partido ni a su líder —Johnson—, sino que votaría con el centrista Partido Liberal Demócrata. A partir de ahí, cambiaba la historia: Johnson se quedó sin una mayoría en el Parlamento, 21 de sus parlamentarios votaron con la oposición —por lo que han sido expulsados del partido—, y comenzaron las apuestas.

¿Moción de censura? ¿Elecciones anticipadas? Primero se habló de que Johnson convocaría elecciones para mediados de octubre, y el Partido Laborista parecía verlo con buenos ojos. Luego, los laboristas aclararon que no caerían en esa “trampa”. “El nivel de confianza en Boris Johnson es muy, muy bajo”, ha afirmado el laborista Keir Starmer. “Queremos elecciones generales, [pero] hoy no votaremos con Johnson”, señalaba al canal ITV.

Lo prioritario era, para ellos, sacar adelante la ley para bloquear la posibilidad de salir de la UE sin haber firmado antes un acuerdo conjunto. Y eso ya lo han conseguido.

La urgencia de aprobar esta legislación responde al hecho de que a mediados de la próxima semana se suspenderá el Parlamento, tal como solicitó Johnson, y permanecerá cerrado hasta el 14 de octubre. 

Ahora que los Comunes han dado luz verde a la ley para poner freno a un Brexit duro —a falta de una segunda votación—, la normativa pasará a la Cámara de los Lores, que pueden tardar varios días en tramitarla. En cualquier caso, la legislación tendrá que estar lista para que sea refrendada por la reina Isabel II, paso imprescindible para que entre en vigor. 

Photo gallery Las cosas de Boris Johnson See Gallery