VOX conquista la irrelevancia

Los de Abascal mejoran sus resultados en Andalucía, pero se quedan lejos de sus expectativas y no son necesarios para la gobernabilidad.
|
Santiago Abascal y Macarena Olona en un acto de campaña de Vox en Andalucía.
Santiago Abascal y Macarena Olona en un acto de campaña de Vox en Andalucía.
EFE

“Si VOX queda por encima del Partido Popular y no tenemos mayoría absoluta (...) yo le ofrezco ser mi vicepresidente”, le dijo Macarena Olona a Juan Manuel Moreno Bonilla en el debate entre candidatos de la campaña electoral del 19-J, hace una semana. “Eso es un delirio”, contestó sonriendo estupefacto el presidente de la Junta y candidato del PP. La dimensión del “delirio” la han dado las urnas este domingo: el PP ha logrado una mayoría absoluta que deja a la ultraderecha fuera de la ecuación de la gobernabilidad en Andalucía.

Los de Olona han conseguido 14 escaños, dos más de los que lograron en 2018 y han mejorado en 3 puntos el porcentaje de votos recibidos en aquella cita electoral, del 10 al 13%. Son, en términos objetivos, unos buenos resultados para la formación liderada por Santiago Abascal, pero la propia candidata ha reconocido que hubiese deseado “un resultado mejor”. La clave es que esos 14 escaños no les servirán para lograr lo que querían: forzar al PP a pagar el peaje de incluirlos en su gobierno. Frente a la histórica mayoría absoluta del PP en Andalucía, a VOX solo le queda hacer oposición.

Lejos de las expectativas

Durante la campaña, VOX había evitado hacer predicciones de votos, aunque fue el propio Abascal el único que verbalizó una expectativa asegurando en una entrevista radiofónica que su partido estaba en condiciones de lograr 26 escaños, los mismos que sacó el PP en 2018 y que le permitieron gobernar.

El portavoz en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, fue más conservador y auguró que Vox sería el partido que más creciera en estos comicios, lo que tampoco se ha cumplido al quedar su aumento muy por debajo del registrado por el PP.

Visto lo visto en Castilla y León, todo parecía poco. Pero los votos en Andalucía han puesto freno al momentum de VOX y, según algunos analistas, han mostrado que el PP tiene opciones, si opta por un determinado estilo de gestión y comunicación, de escapar a la influencia de la extrema derecha y aminorar su impacto en las urnas.

Para muestra, un botón: el porcentaje de votos logrado por Olona es 7 puntos inferior al que logró la formación de ultraderecha en Andalucía en las últimas elecciones generales, las del 10 noviembre de 2019. Hay algo que sí ha logrado Olona: duplicar los apoyos a su partido en Salobreña, la localidad de la costa de Granada en la que se empadronó en noviembre para poder participar en los comicios.

Este domingo, Abascal ha reconocido ante sus seguidores que el resultado obtenido no cumple la “ambición” con la que se presentaron a las elecciones, pero lo ha calificado como ”éxito” por la “derrota sin paliativos” del socialismo. “Son unos buenos resultados para España, son unos buenos resultados para Vox”, ha dicho en clave “patriótica”.

La “maniobra Olona”

En Vox estaban convencidos de que sus siglas eran por sí solas suficientes para movilizar a su electorado y sumar un gran número de votos procedentes de otros partidos. Sin embargo, asumieron que era necesario dar un paso más al frente y presentaron a Macarena Olona como candidata, uno de sus mayores activos en el Congreso de los Diputados.

Olona llevaba ya meses haciendo campaña en Andalucía de forma extraoficial. Durante la campaña, la candidata ha explotado las referencias andalucistas -llegando su equipo a compararla con las imágenes de Julio Romero de Torres-, pese a que Vox ha mantenido su discurso contrario al Estado de las autonomías y el título VIII de la Constitución.

Con el objetivo de triunfar en Andalucía, Olona comunicó al Congreso de los Diputados su renuncia al escaño una vez que se constituyera el Parlamento andaluz argumentando que, en caso contrario, tendría que haber vuelto a su trabajo como abogada del Estado y no hubiera podido centrarse en la campaña electoral.

En sus primeras palabras tras conocer los resultados ha querido despejar dudas sobre su futuro asegurando que se volcará en la política andaluza durante la próxima legislatura. “Dije que mi entrega a vosotros iba a ser absoluta en cuerpo y alma y eso es lo que voy a hacer, a eso es a lo que me voy a dedicar cada día”, ha asegurado ante los simpatizantes que se han congregado ante el hotel en el que Vox ha seguido el recuento electoral.