BLOGS
03/12/2019 13:16 CET | Actualizado 03/12/2019 13:16 CET

Vox pierde el rol de víctima

Gil Lázaro, diputado de Vox y ex del diputado del PP, será el cuarto vicepresidente de la Mesa del Congreso, un contratiempo con el que la ultraderecha no contaba...

EFE
El diputado de Vox Antonio Gil Lázaro,d., es aplaudido por sus compañeros después de que Vox haya logrado entrar en la Mesa del Congreso al menos con una vicepresidencia

Gil Lázaro, diputado de Vox y ex del diputado del PP, será el cuarto vicepresidente de la Mesa del Congreso. Un contratiempo para la estrategia victimista del partido de ultraderecha. “No querían estar. En el PP nos parecía lo lógico que tuvieran presencia pero se sienten más cómodos en el papel de víctimas. Al final, su presencia no cambia los bloques pero les impedirá en teoría obstaculizar el funcionamiento de la Cámara con la excusa de que se les ha aplicado un cordón sanitario”, dice uno de los cerebros del núcleo duro de Casado satisfecho de que hayan entrado finalmente.

En Vox echaban en cara al PP que no les hubiera apoyado en la anterior legislatura para hacerles hueco en la Mesa, cuando ahora sí que han ayudado a Ciudadanos. “Necesitamos a Ciudadanos en el Senado porque su voto, aunque sea poco, cuenta. Eso tiene un precio y el era un sitio en la Mesa“, explica uno de los diputados de la dirección popular.

La división de opiniones en el Congreso era notable hoy, arrastrada desde las elecciones. Para la izquierda, es imprescindible poner un cordón sanitario alrededor de los ultraderechistas de Abascal y Ortega Smith, mientras que para la derecha -del PP y algunos de Ciudadanos- es mejor mantenerles dentro de las instituciones, que intentan reventar como se ha demostrado desde que llegaron al poder en diferentes lugares.