INTERNACIONAL
08/07/2020 11:59 CEST

Vuelve la peste: Mongolia registra varios casos y Rusia refuerza sus fronteras

En los últimos días se han detectado al menos tres casos.

NurPhoto via Getty Images
Un disfraz en el Carnaval de Venecia que representa a los médicos que trataban la peste, que en la Edad Media iban cubiertos con esa especie de máscara.

Las autoridades de la república rusa de Buriatia, fronteriza con Mongolia, redoblaron este miércoles las medidas sanitarias tras los casos de peste bubónica, también conocida como peste negra, detectados en el país vecino.

“Se ha puesto en marcha un plan de medidas profilácticas y antiepidémicas para evitar la llegada desde el exterior y la propagación de la peste”, señaló en un comunicado el Comité de Defensa del Consumidor de esa entidad de la Federación de Rusia.

Las autoridades controlan aleatoriamente la población de roedores, para detectar el bacilo yernisia pestis, causante de la enfermedad zoonótica. De hecho, la región de Khovd, en la parte occidental del país, que limita Rusia, ha sido puesta en cuarentena.

La carne de marmota, posible transmisora

Según Defensa del Consumidor, las medidas preventivas adoptadas en Buriatia obedecen a su vecindad con Mongolia, donde existen focos naturales de peste, y donde en los últimos días se han registrado, según diversas fuentes, al menos tres casos.

Al mismo tiempo, las autoridades de Buriatia señalaron que el riesgo de que la peste penetre en territorio de Rusia desde Mongolia o China es “mínimo” debido al cierre de las fronteras y otras medidas sanitarias adoptadas en el país para luchar contra la pandemia de COVID-19.

Según las autoridades, en Mongolia dos hermanos fueron hospitalizados tras contraer la enfermedad después de ingerir carne de marmota.

Estos animales y otros pequeños mamíferos son portadores de pulgas infectadas por la bacteria Yersinia pestis, que provoca tanto la peste bubónica como la neumónica.

En el caso de la peste bubónica, los síntomas suelen aparecer tras un período de entre uno y siete días y, si no se recibe tratamiento con antibióticos, tiene una tasa de letalidad de entre el 30 y el 60 por ciento.

Actualmente, los tres países más afectados, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), son Madagascar, República Democrática del Congo y Perú.

Photo gallery Qué opina la prensa internacional de la gestión de España durante el coronavirus See Gallery

NUEVOS TIEMPOS