Yolanda Díaz, sobre la subida del SMI: "Me gustaría un salario mínimo de 1.000 euros"

Según CCOO, la propuesta del Gobierno es la de aumentarlo 31 euros más hasta llegar a los 996 este año, con carácter retroactivo.

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, ha valorado la reanudación de las negociaciones con los agentes sociales para la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) que ha tenido lugar este lunes. La también ministra de Trabajo ha reconocido que a ella le gustaría “un salario mínimo de mil euros”, aunque no ha revelado cuál ha sido la propuesta que el Ejecutivo ha llevado a sindicatos y patronal. Según ha confirmado El País con fuentes del departamento de Díaz, la propuesta asciende hasta esa cantidad, los mil euros.

“Nunca desvelo lo que pongo encima de la mesa”, ha asegurado Yolanda Díaz. No obstante, y según ha anunciado este lunes la secretaria de Acción Sindical de CCOO, Mari Cruz Vicente, la propuesta del Gobierno es la de elevar el salario mínimo hasta los 996 euros mensuales, 31 euros por encima de la cantidad actual (965 euros mensuales por catorce pagas). Y con carácter retroactivo desde el 1 de enero.

“No voy a hablar ni de la patronal ni de los sindicatos, merecen todo mi respeto”

- Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo

La titular de Trabajo también ha concretado que el miércoles se tomará la decisión final tras otra reunión fijada para las 17.00 horas, se celebrará una nueva reunión, que concluirá con acuerdo o sin acuerdo, pero se llevará igualmente al Consejo de Ministros para su aprobación inmediata. “Veremos si acaba con acuerdo bipartito o tripartito, pero lo realmente importante es que haya diálogo social”, ha subrayado Díaz.

“Seguimos avanzando y sumando esfuerzos por el bien común en nuestro país, le pese a quién le pese”, ha defendido también, esgrimiendo que le gustaría que el acuerdo fuese unánime. De no ser así, Díaz ha explicado que trabajará para que exista dicho acuerdo. “No voy a hablar ni de la patronal ni de los sindicatos, merecen todo mi respeto”, ha subrayado ante los periodistas.

En la misma línea, la ministra se ha limitado a reconocer que, como viene siendo habitual, “los sindicatos quieren más [subida] y la patronal quiere menos”, pero que es a ella a quién le toca jugar el rol para lograr un equilibrio entre las dos posturas de los agentes sociales.

La recomendación del comité de expertos

Mari Cruz Vicente ha explicado que la propuesta del Gobierno se sitúa en la banda media de lo recomendado por el Comité de Expertos sobre el SMI, que aconsejó una subida de entre 24 y 40 euros para este año.

La cantidad ofrecida por Trabajo se encuentra por debajo de los 1.000 euros que demandan los sindicatos. En todo caso, la responsable sindical ha advertido de que, “se acuerde lo que se acuerde”, la subida deberá aplicarse con carácter retroactivo desde el 1 de enero de este año. Esta última cuestión ha sido corroborada por la propia Yolanda Díaz.

Dicho comité de expertos planteó para 2022 una subida de entre 24 y 40 euros al mes, en función de varios escenarios. Para 2021 recomendó elevarlo entre 12 y 19 euros y al final la subida que aplicó el Gobierno fue de 15 euros, dentro del rango aconsejado.

La votación de la reforma laboral

La vicepresidenta segunda también se ha pronunciado sobre la agónica votación que ha permitido convalidar la reforma laboral. Díaz ha hecho una reflexión en la que ha señalado que más allá de la “geometría variable”, en alusión a la mayoría política con la que ha salido adelante la ley, lo destacable es que “se ha puesto en juego la vida de miles de trabajadores”.

La ministra de Trabajo ha lanzado una clara advertencia al explicar que “con las cosas de comer no se juega”, en una frase que guarda cierto paralelismo con unas pasadas declaraciones del presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, en el pasado. Díaz ha destacado que al aprendizaje de todo lo que ha sucedido debe ser “colectivo”.

Además, ha abordado las críticas del Partido Popular al señalar que “no voy a perder ni un minuto en los gritos de la oposición” y que “el Gobierno de España sigue caminando, sigue subiendo el salario mínimo y mejorando la vida de la gente”.