TENDENCIAS
08/10/2019 11:50 CEST | Actualizado 08/10/2019 12:38 CEST

"Decathlon, por favor, volved a venderlas": la petición de una tuitera para hacer feliz a su padre

Cuando dejaron de fabricarlas, su padre comenzó "un aprovisionamiento obsesivo".

PASCAL GUYOT via Getty Images
Una tienda Decathlon en Montpellier, Francia. 

Nunca un producto de Decathlon hizo tan feliz a alguien desde la tienda de campaña que se monta sola. Carlos, el padre de la tuitera @RubiBooks, es el mayor fan sobre la faz de la tierra de unas zapatillas que el gigante francés de los artículos deportivos ha dejado de fabricar. 

He ahí el drama que su hija intenta remediar a través de un hilo de Twitter en el que cuenta la pasión de su padre por ese calzado y pide a Decathlon que vuelva a ponerlas a la venta.

Según cuenta, su padre “como buen cincuentón divorciado” baila salsa. “Pero no de vez en cuando, no. Carlos va más allá. Baila salsa por las tardes, baila salsa los fines de semana, sale de fiesta a discotecas de gente mayor en la que ponen salsa”, explica. El héroe de esta historia incluso va una semana todos los veranos a un congreso de salsa en Benidorm. Por eso necesita un calzado que se deslice bien. 

“En su búsqueda del zapato perfecto que deslice y sea cómodo encontró el Santo Grial de los zapatos para los salseros: unas zapatillas del Decathlon que valen 10 euros”, explica @RubiBooks sobre las deportivas que, según ella, “no hay por dónde cogerlas”.

Cuando su padre se enteró de que dejaban de fabricarlas “comenzó un aprovisionamiento obsesivo” que le llevó a descubrir “el maravilloso mundo de Wallapop”.

“Pues un día me pide por favor ayuda con una cosa en el ordenador y veo que es un texto en inglés traducido al español con el traductor de google. Mi padre no ha utilizado el inglés en su vida, hulio”, cuenta la tuitera. ¿Con quién se estaba escribiendo? Con un Decathlon de la India que aún las vendía.

Como resume @RubiBooks, Carlos ha llegado a acumular 30 pares de estas zapatillas, más las que ha ido regalando.

“Y esta es la historia de cómo mi padre se gastó más de 300 euros en unas zapatillas horrorosas del Decathlon”, añade antes de pedir a la tienda que vuelvan a venderlas para “hacer feliz” a su padre. Puedes leer el hilo completo aquí.

Por el momento su petición no ha recibido respuesta de Decathlon, pero sí más de 400 me gusta y 200 retuiteos.