Zara toma una decisión que cambia por completo la política de la marca

La firma de Inditex sigue transformándose.
Tienda de Zara.
GETTY
Tienda de Zara.

Si por algo es conocida Zara es por ponerle las cosas fáciles a sus clientes, permitiendo que puedan comprar, devolver o cambiar prácticamente sin costes adicionales. Sin embargo, la última decisión de la firma hace pensar que eso puede estar a punto de cambiar.

Zara ha empezado a cobrar por algunas devoluciones online en 30 países entre los que se encuentran Alemania, Francia o Reino Unido, y todo apunta a que España no tendría por qué ser una excepción dentro de un tiempo.

Esta medida no afectará a todas las devoluciones de productos comprados a través de la web, ya que devolver una prenda o accesorio seguirá siendo gratuito en cualquiera de las tiendas de la marca. Sin embargo, si se elige un punto de recogida, se aplicará un cobro que en los países europeos se ha establecido en 1,95 euros.

El coste de los envíos y devoluciones es uno de los caballos de batalla de las marcas pequeñas, pero parece que esta gestión también es un quebradero de cabeza para Zara, que ha visto cómo sus ventas online se disparaban durante los meses más duros de la pandemia para después consolidarse y ser una parte fundamental del negocio.

El pasado marzo, el todavía consejero delegado Pablo Isla confirmó que Inditex subiría los precios un 2% en España y Portugal en las colecciones de primavera/verano. “Lo que estamos contemplando son precios estables con ajustes selectivos para proteger los márgenes”, dijo durante la presentación de los resultados.

Durante la presentación de resultados de 2021, Isla explicó que Inditex espera que la venta online supere el 30% de la venta total en 2024. El gigante textil continúa con la digitalización que permitirá conectar por completo su web con sus tiendas físicas, como ocurre en la nueva tienda de Zara en la madrileña plaza de España.

El interior de la tienda Zara en la Plaza de España de Madrid, que cuenta con 7.000 metros cuadrados.

Así es el Zara más grande del mundo