Este otoño vas a salir a la calle en zapatillas de andar por casa

Cosas más raras se han visto en 2020.

Ni deportivas, ni tacón sensato, ni bailarinas. Esta temporada las zapatillas de andar por casa son el zapato del otoño. Sí, sí, las zapatillas de andar por casa. El responsable es el diseñador Jonathan Anderson, director creativo de Loewe.

El irlandés ha popularizado gracias a una de las últimas colecciones de su firma, J.W. Anderson, unos zuecos que beben directamente de las zapatillas de fieltro y suela estilo madera. El diseñador los ha trasladado a la calle con tonos neutros o con estampados a todo color inspirados en la campiña inglesa.

“Es el equivalente en zapato de una manta gustosa”, dijo sobre ellos la revista Vogue esta primavera, cuando estos modelos comenzaron a verse en Instagram. Para la publicación, son “el calzado de culto de la cuarentena”. Un modelo cómodo y práctico en tiempos en los que las fiestas y los grandes eventos brillan por su ausencia. El zapato sirve tanto para estar viendo una serie en casa como para salir a dar un paseo por el barrio y el par cuesta entre 325 y 450 euros en función del modelo.

Y como suele suceder con la mayoría de tendencias, de la pasarela pasa a la calle —y a Instagram— y de ahí a los catálogos de las marcas low cost o especializadas como Birkenstock. La firma de calzado es el máximo referente en lo que se refiere a comodidad y ugly shoes, así que no iba a quedarse atrás.

Modelo de zueco de Birkenstock (95 euros).
Modelo de zueco de Birkenstock (95 euros).

El éxito ha sido tal que Anderson ha lanzado para este invierno una nueva versión de los zapatos de la que el fast fashion ya habrá tomado nota para imitar. Se trata de un modelo más sofisticado, en piel negra y con una gran cadena dorada en la parte delantera. Ya son el calzado favorito de los influencers que se han desplazado a Milán en estos días para la semana de la moda y está previsto su lanzamiento en más colores y tejidos para primavera.

View this post on Instagram

Working on the new show SS21 @jw_anderson

A post shared by Jonathan Anderson (@jonathan.anderson) on

Y si esta tendencia era inesperada, más todavía es el éxito de otro tipo de zuecos, los de plástico. Se conoce a los crocs como posiblemente el calzado más feo del mercado y es habitual ver a los sanitarios con ellos puestos en los hospitales por su comodidad.

Balenciaga los colocó en la pasarela en febrero de 2018 y a partir de ahí sus búsquedas se dispararon en un 150%. Los crocs han sido el calzado más vendido en Amazon durante el pasado verano y ahora estos zuecos de plástico han llegado a Zara y se venden en tres colores diferentes. Todos cuestan 25,95 euros.

Los modelos de la firma de Inditex son muy similares a los crocs originales y en su catálogo proponen combinarlos con pantalones y hasta con trajes. Esta moda pisa fuerte pero, desde luego, no es apta para todos los gustos.

Zapatos de película