BLOGS
30/10/2015 07:30 CET | Actualizado 29/10/2016 11:12 CEST

Queríamos tanto a Enrique y Concha

La Audiencia Nacional vota hoy la recusación de los magistrados Enrique López y Concepción Espejel, ponente y presidenta de los tribunales en los casos Gürtel y Papeles de Bárcenas. Si López se mantiene, la apariencia de imparcialidad del tribunal quedará definitivamente tocada. Y las sentencias carecerán de credibilidad por esa percepción.

Mira por dónde, acaba de salir mi libro 'Queríamos tanto a Luis' (Ed. Temas de Hoy-Planeta) sobre la especial relación entre el extesorero del Partido Popular y Mariano Rajoy. La directora del El Huffington Post, Montserrat Dominguez, con criterio periodístico, me pide valoración sobre la importante votación que tendrá lugar este viernes, día 30 de octubre, en la Audiencia Nacional sobre la recusación de los magistrados Enrique López y Concepción Espejel.

Por ello he desviado el tema y titulo a 'Queríamos tanto a Enrique y a Concha'. En mi libro cuento cómo López actuó con la celeridad de una moto cuando el 21 de marzo de 2013 el fiscal Antonio Romeral acude a la sección segunda de lo Penal para pedirles que anulen la declaración de Luis Bárcenas ante el juez Javier Gómez Bermúdez.

El fiscal no pasa antes por el juzgado para pedir esa anulación. Va directamente -eso se llama per saltum- al amigo López. Ese día los otros dos magistrados que forman sala son Ángel Hurtado (presidente) y Julio de Diego.

Bien. Anulan la comparecencia de Bárcenas. En aquellos momentos estaba pendiente dirimir un conflicto de competencia entre Gómez Bermúdez y el juez Pablo Ruz. Pero López & Cía ya lo tenían dirimido cuando le correspondía a otra sección, la tercera.

Tras conocer que López será el magistrado ponente y que Espejel la presidenta de los tribunales en los casos Gürtel 1999-2005 y Papeles de Bárcenas o Contabilidad B del PP -pendiente de fijar la fecha de juicio oral-, las acusaciones populares anunciaron a mediados de junio pasado que recusarían a ambos.

He anticipado en El País que en julio pasado, por si las moscas, es decir, por si la sala de lo Penal de la Audiencia Nacional decidiese apartar a López, Espejel se dirigió a la sala de Gobierno para proponer un nuevo sistema de sustituciones de magistrados y ponencias. La sala lo aprobó el 24 de julio.

Hasta entonces no había un mecanismo para decidir qué magistrado y qué ponente sustituyen caso de ausencia a otro magistrado en caso de recusación. Por tanto, la sustitución debía hacerse con un método elemental y sencillo: por sorteo.

Pero la sección segunda ha preferido actuar sobre seguro y determinar de antemano quien será el magistrado y ponente que sustituirá a López en caso de que sea apartado de ambos casos. ¡Eureka! Será el magistrado Ángel Hurtado. Un juez conservador.

¿Había riesgo de que otro magistrado sustituyera en la ponencia a López? Haberlo ese riesgo, haylo. En uno de los dos tribunales, el de la Contabilidad B del PP, el tribunal está formado por Espejel (presidenta), López (ponente) y José Ricardo de Prada. Este último es un juez progresista, de larga trayectoria en la Audiencia Nacional y en tribunales internacionales. Caso de sorteo, existían probabilidades de que la ponencia recayera en De Prada.

Pero no será así. Porque a partir del 24 de julio ya está claro. Ángel Hurtado será magistrado en ambas causas en las que el PP es parte: partícipe a título lucrativo en Gürtel y responsable civil subsidiario en Papeles de Bárcenas.

Parece estar todo atado y bien atado.

El PP podía haberse abstenido de alegar. Pero no. Ha defendido a capa y espada que López y Espejel continúen en ambos tribunales. La Fiscalía Anticorrupción ha dado todos los elementos de juicio a la sala de lo Penal para que aparte a López, sin pedirlo explícitamente. En cambio, Espejel sale viva y se puede asegurar que se mantendrá en ambos tribunales.

¿Por la boca habrá de morir el pez? López en sus alegaciones dice albergar "naturales sentimientos de agradecimiento" respecto al PP.

Lo sabremos hoy. Dieciocho magistrados de las cuatro salas de lo Penal de la Audiencia Nacional (López y Espejel no participan en las deliberaciones) debatirán a partir de las diez de la mañana de este viernes sendos informes de ponencia sobre los magistrados, debatirán y votarán.

La votación se presenta muy reñida. ¿Fallo salomónico por el cual López es apartado y se mantiene a Espejel? Nadie puede aventurar qué ocurrirá.

Será decisiva la posición del presidente de la sala, Fernando Grande Marlaska, a su vez vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), hombre que trabaja estrechamente con Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ. Porque Grande Marlaska puede atraer el voto de magistrados con menos antigüedad.

Si López se mantiene, la apariencia de imparcialidad del tribunal quedará definitivamente tocada. Y las sentencias carecerán de credibilidad por esa percepción. Porque "no solo se ha de impartir Justicia sino también que se ha de ver que se imparte Justicia", una frase pronunciada por uno de los jueces de apelación más importantes del Reino Unido, Lord Hewart, en 1924, y que recoge 'Queríamos tanto a Luis'.

El HUFFPOST PARA EL ÁGUILA