BLOGS
26/12/2016 10:09 CET | Actualizado 26/12/2016 10:10 CET

Iglesias, entre la humillación y la guerra

Esta guerra ya no es entre Pablo e Iñigo, sino entre "pablistas" y "errejonistas". Y los primeros exigen sin dilación respuestas contundentes frente a las "continuas deslealtades" de un Errejón, crecido tras su dulce derrota en la consulta a las bases sobre la organización de Vistalegre II. "Nada de negociar el poder interno. Este partido no se montó para que sobreviviera nadie, sino para cambiar España", le dicen a Iglesias quienes acusan a Errejón de parapetarse tras ambigüedades programáticas y estratégicas para esconder su verdadero objetivo.

"Tuvo usted para elegir entre la humillación y la guerra, eligió la humillación y ahora también tendrá la guerra". Se lo dijo Churchill a Chamberlain cuando éste último aún era primer ministro, y después de negociar un acuerdo que resultó baldío con Hitler. Pues lo mismo le dicen hoy los "pablistas" al secretario general de Podemos. Como en la antesala de la Segunda Guerra Mundial, el combate -éste entre los morados- ya es inevitable, pese a la hasta ahora política de apaciguamiento del secretario general de Podemos con el "errejonismo".

Errejón siempre ha mostrado una gran seguridad respecto a sus objetivos, no ha dudado en utilizar las debilidades de sus rivales y se ha aprovechado de la imagen de moderación que los medios han proyectado de él frente a la de un radical Iglesias que, como Chamberlain, no ha sido capaz de frenar el avance de su adversario.

Tampoco ha conseguido, tras varios meses de disputas internas, desenmascarar la habilidad con la que su número dos ha impuesto su relato sobre la transversalidad, la moderación y el papel que debe jugar Podemos en las instituciones. Frente a la soterrada batalla por el liderazgo que es lo que en realidad siempre estuvo en juego, él apostó por la política del apaciguamiento y la impostura del amor y los besos con tal de no ver descarrilar el proyecto.

Pero esta guerra ya no es entre Pablo e Iñigo, sino entre "pablistas" y "errejonistas". Y los primeros exigen sin dilación respuestas contundentes frente a las "continuas deslealtades" de un Errejón, crecido tras su dulce derrota en la consulta a las bases sobre la organización de Vistalegre II. "Nada de negociar el poder interno. Este partido no se montó para que sobreviviera nadie, sino para cambiar España", le dicen a Iglesias quienes acusan a Errejón de parapetarse tras ambigüedades programáticas y estratégicas para esconder su verdadero objetivo. Todo con la colaboración, añaden, de unos cuantos medios de comunicación, empeñados en construir una alternativa a Iglesias dentro del partido morado.

En política, como en la vida misma, nada es como parece. Y en la era de la posverdad y la caricatura fácil, mucho menos. Así que no se queden en la superficie, olvídense de estereotipos y escarben un poco. Lo que ha habido dentro de Podemos en las últimas semanas no es un debate metodológico ni una consulta para determinar un sistema de votación, sino un intento enmascarado -y no ha sido el primero- de debilitar al secretario general para que se fuera, sin necesidad de presentar una candidatura alternativa en Vistalegre II. A punto han estado de conseguirlo. El "errejonismo" perdió, pero lo hizo por la mínima, y eso le ha dado oxígeno para seguir en el emponzoñamiento.

Así es como en una Navidad que prometía calma y reflexión en los morados tras la consulta a las bases, el enfrentamiento público entre las dos corrientes ha asomado a la superficie con toda su crudeza. Y todo unas horas después de que Iglesias entonara el mea culpa en el programa "Al Rojo Vivo", de la Sexta, e hiciera acto de contrición: "Podemos ha dado la peor imagen de su historia, ha hecho mucho daño. Ahora hay que fortalecer al partido".

Todo estalló con lo que el "pablismo" llama "rotación" y el "errejonismo", "fulminante destitución" de José Manuel López como portavoz en la Asamblea de Madrid. La decisión fue votada en el Consejo Ciudadano regional y se saldó con 27 votos a favor, una abstención y 3 votos en contra, pero prácticamente antes de que acabara el cónclave los "errejonistas" orquestaron una ofensiva en redes sociales y medios de comunicación para igualar a la dirección con la "vieja política".

Esta vez Iglesias no pudo o no quiso contener la respuesta, también coordinada, de los suyos en contra de su todavía número dos con la etiqueta explícita #ÍñigoAsíNo para acusar a Errejón de persistir en su verdadero objetivo: dividir Podemos y desgastar al secretario general.

Consciente de que tiene todos los elementos en su contra, Iglesias insiste en que tratará por todos los medios de conducir al partido hasta la cita de Vistalegre con la mayor sensatez, si bien no oculta su malestar por la respuesta del "errejonismo" a la destitución de López y por lo que considera una irresponsabilidad de su número dos en todo este asunto.

"Voy a dejarme la piel para recomponer y llegar a acuerdos porque puede acabar todo destruido", afirma en conversación con El Huffington un Iglesias que promete esforzarse para cuidar el proyecto como entiende que debe seguir. ¿Y si no lo consigue? Sus enemigos brindarán, y él volverá a la Facultad de Políticas.

Lo que venga a partir de ahora dependerá de si, además de a la humillación y a la guerra, Podemos sobrevive a su segundo Vistalegre y es capaz de consolidar la holgada posición que, con sólo dos años de vida, hoy tiene en las instituciones. Sólo después del cónclave de los morados sabremos, como ha escrito Manolo Monereo, "si la ruptura avanza o la restauración en marcha se consolida". De momento, el sector mayoritario anima a Errejón a que dialogue con la mayoría y clarifique sus posiciones o presente una candidatura alternativa a la de Iglesias. No hay más salida, dicen, para acabar con la división interna, la traición y los partidos dentro del partido. Lo que pretende Errejón, que según sus detractores, es negociar virreinatos y cuotas de poder, sería vieja política. Y para eso no es para lo que los "pablistas" dicen que hicieron el tránsito de los círculos al Parlamento.

Veremos.... Pero, recuerden que, como dijo el ya mencionado Chamberlain, para hacer la paz se necesitan por lo menos dos, y para hacer la guerra basta uno sólo. Y en Podemos ya ha empezado.