BLOGS
13/10/2018 10:31 CEST | Actualizado 13/10/2018 10:31 CEST

Las claves de la semana: Sánchez ficha al sociólogo de cabecera de Podemos

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.
EFE
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Ironías de las política. La división está en la derecha y no tanto en la izquierda, que ha empezado a esbozar acuerdos que van más allá de un pacto presupuestario como el firmado esta semana por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en La Moncloa. Mientras PP, Ciudadanos y VOX se pelean por un mismo espacio y se miran de reojo, PSOE y Podemos sientan las bases de un acuerdo que tras los números esconde el principio de una estrecha y duradera colaboración a medio y largo plazo.

No en vano hace tiempo que las direcciones de ambos partidos enterraron el hacha de guerra para empezar a construir lo que puede ser una futura coalición de izquierdas en un futuro Gobierno. Al fin y a la postre, dicen en Ferraz, España ha sido en 40 años una anomalía respecto al resto de Europa en cuanto a gobiernos de coalición se refiere, y es más que seguro que el de Sánchez sea el último Ejecutivo monocolor en mucho tiempo.

Las visitas a La Moncloa de Pablo Iglesias han sido algunas más de las que han trascendido

Tras los números, la subida del SMI, los permisos de paternidad o la revisión de la fiscalidad hay, sí, un frente de 156 diputados en el Parlamento que, salgan o no adelante los Presupuestos, mantendrán la colaboración en lo que resta de Legislatura. Sánchez e Iglesias saben que se necesitan mutuamente para combatir a una derecha fraccionada que, al margen de su pelea por la hegemonía de su espectro político, no dudará en sumar fuerzas para evitar una coalición de izquierdas.

Tanta es la sintonía y tan fluida la comunicación entre ellos, que no hay semana que el líder Podemos no mantenga alguna conversación con el presidente del Gobierno. Las llamadas entre ambos y las visitas a La Moncloa de Pablo Iglesias han sido algunas más de las que han trascendido. De ahí que el acuerdo presupuestario pillara desprevenida a una derecha, que hace días picó el anzuelo de una sobreactuada gesticulación por parte de algunos líderes de Podemos para elevar el precio de la negociación y creyera imposible un pacto entre las izquierdas al que ahora será más sencillo arrastrar al independentismo.

Impulsor de la teoría de lo "viejo y lo nuevo" en el panorama político, es defensor de la España plurinacional y de un referéndum para Cataluña

No se queden, en todo caso, en lo inmediato, porque la colaboración va mucho más lejos de los Presupuestos e incluye una estrategia compartida sobre el escenario catalán y sobre los marcos postelectorales que puedan resultar en el futuro tanto en Cataluña como en España. Allí se trabaja para que ERC sucumba a la vía pragmática y pueda en el futuro participar en un Gobierno tripartito junto al PSC y los Comunes. Y aquí, por una alianza estable que sea el prólogo de un gobierno de coalición con el que Podemos consolide su entrada en las instituciones.

N es casual en este contexto el fichaje del sociólogo de cabecera de Podemos. Jaime Miquel, experto en investigación del comportamiento de la opinión pública y especialista en estimación de prospectiva de resultados electorales es la última incorporación al Gabinete del Presidente, además de la prueba de que Sánchez ha convertido La Moncloa en el cuartel general de la que será su próxima campaña sea esta cuando sea.

Miquel ha llego al complejo gubernamental de la mano del jefe de gabinete del presidente, Iván Redondo. Ambos trabajaron para Podemos en otros tiempos y ambos fueron en el pasado especialmente críticos con Sánchez, si bien la relevancia del fichaje del sociólogo de cabecera de la formación morada tiene además una lectura que tiene que ver con su posición respecto al problema catalán y el viraje que en adelante pueda adoptar al respecto el Gobierno.

Y es que, además de ser el artífice de la teoría de lo nuevo frente a lo viejo en el panorama de partidos, Miquel defendió en el pasado que buena parte de las expectativas electorales del PSOE pasaban por reconocer el carácter plurinacional de España. Un paso que, en su opinión, no era fácil porque Podemos ya se le había adelantado, pero que creía inevitable para la convivencia y el reconocimiento de "otras identidades nacionales".

Miquel llega a La Moncloa de la mano de Iván Redondo: ambos trabajaron para Podemos en otros tiempos

En entrevistas más o menos recientes, quien fuera asesor de los morados, se preguntaba hasta dónde se atrevería a arriesgar el PSOE y si Pedro Sánchez se situaría finalmente del lado de los nacionalistas y de Podemos en materia territorial, Miquel siempre defendió también que el hoy presidente del Gobierno podría aprovechar la coyuntura para favorecer la negociación con el independentismo catalán en el marco de lo que el sociólogo siempre creyó "un proceso constituyente".

Lean porque la que sigue es una de las reflexiones que Miquel hizo hace poco más de un año al nacional.cat sobre cómo abordar la crisis territorial: "El proceso soberanista será uno de los factores principales de envejecimiento, caída y destrucción precipitada de la España de los castillos. La concepción uninacional no se sostiene, hay que llegar a un nuevo acuerdo de convivencia. La nueva Constitución española será plurinacional, se tiene que revisar todo".

Jaime Miquel fue, entre otros, quien dejó escrito antes de que Rajoy saliera de La Moncloa que Sánchez tenía que declarar inasumible la situación política y presentarle una moción de censura que, para prosperar, tendría que ser a cambio de una comisión para el estudio del referéndum en Catalunya.

P-D. Que cada cual haga sus propias interpretaciones. Pero que el fichaje no es baladí parece obvio.

EL HUFFPOST PARA 'MATAR O MORIR'