BLOGS
09/04/2016 09:47 CEST | Actualizado 09/04/2016 09:48 CEST

Las claves de la semana: Atrapado por la derecha

Se acabó. La cara y la voz del vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, puso fin el jueves por la tarde a la utopía que perseguía Pedro Sánchez, esto es ser investido presidente del Gobierno con el apoyo de Podemos y Ciudadanos. De haberlo logrado, como dice uno de sus barones, hubiera sido merecedor del Nobel de la Política.

Se acabó. La cara y la voz del vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, puso fin el jueves por la tarde a la utopía que perseguía Pedro Sánchez, esto es ser investido presidente del Gobierno con el apoyo de Podemos y Ciudadanos. De haberlo logrado, como dice uno de sus barones, hubiera sido merecedor del Nobel de la Política.

De una jugada habría acabado con la carrera política del emergente Rivera por echarse en brazos de la izquierda; con las ansias revolucionarias del "coleta morada" por entrar a formar parte del statu quo con el que pretendía acabar; con la carrera política de un Rajoy que entre el papel de jefe de la oposición y el de miembro del Consejo de Estado no tendría muchas dudas... y con las aspiraciones de Susana Díaz.

Rivera no quiere un "ménage à trois"

Pero no le den más vueltas. No hay margen por ese lado. Bastantes quebraderos de cabeza internos y externos le ha dado ya a Rivera el acuerdo con Sánchez como para explicar ahora un "ménage à trois" en el que participe Podemos. Doce horas después, Pablo Iglesias confirmaba la ruptura de las negociaciones, además de una consulta a su militancia que avale la desavenencia.

La bolita siempre estuvo en el mismo lado

Así que pónganse en modo elecciones porque, con campaña o sin ella -como ha pedido el popular Borja Semper- o con estos u otros candidatos -como ha sugerido Mónica Oltra-, todo indica que el circo de tres pistas sobre el que ha girado la política española desde enero ha acabado, y caminamos inexorablemente a una nueva cita con las urnas el próximo 26 de junio.

No hay tiempo para más trilerismo. La bolita para una posible investidura de Sánchez siempre estuvo en el mismo lado, en un pacto por la izquierda (PSOE-Podemos-IU) apoyado, por acción u omisión, por el bloque secesionista (DL y ERC). Una opinión que estuvo en la cabeza del candidato del PSOE desde la noche del 20-D y que, sin embargo, hoy precisaría de una traición doble: a sus propias siglas y a Ciudadanos. Sólo así sumaría los votos necesarios.

El punto ciego de los independentistas

¿Se atreverá Sánchez? "No lo esperamos", dicen los de Rivera, satisfechos de que el candidato del PSOE haya honrado hasta el final el acuerdo suscrito con los de la formación naranja. "No lo descartamos", sostienen por el contrario algunos socialistas temerosos de que aparezca en el retrovisor un punto ciego.

¿Por qué la cesión de senadores a ERC? ¿Para qué la reunión secreta con Oriol Junqueras en Barcelona? ¿Por qué sigue abierta la negociación entre el PSC y En Comú Podem? ¿Por qué la obstinada abstención esta misma semana a una proposición no de ley de los independentistas catalanes para dar más caudal del Ebro a Cataluña, pese a quebrar la unidad de voto en el Grupo Socialista?

Sólo quedan dos pantallas

Demasiadas preguntas sin respuesta, demasiadas sospechas y ya sólo dos escenarios posibles. Ambos letales para el PSOE.

Uno, el menos probable, es que Sánchez decidiera aceptar la realidad de los hechos y de los números, fuerce un divorcio con Rivera y negocie "in extremis" con Iglesias. Al fin y al cabo es el único que puede darle aún la Presidencia del Gobierno. Las consecuencias de semejante "pastiche" romperían el PSOE, pero le garantizarían su supervivencia política porque, ya en La Moncloa, nadie se atrevería a disputarle el liderazgo del partido.

Diezmados por la izquierda

La segunda pantalla es que el secretario general de los socialistas llegue a las elecciones atrapado por la derecha, tras el pacto que firmó con Ciudadanos dejando el espacio de la izquierda libre para un Podemos que rentabilizaría en campaña el matrimonio con Rivera. En el argumentario de Iglesias habría espacio para cargar sobre el PSOE la responsabilidad de que no haya habido un gobierno de izquierdas y de la nueva cita con las urnas. Sánchez, ya dicen algunos de los suyos, ha construido para la socialdemocracia una ratonera en la que el PSOE ha quedado atrapado por Ciudadanos en un momento en el que necesita crecer por la izquierda si quiere recuperar el voto que se les fue a la formación morada.

Hernando acusa a Podemos de "cerrar la puerta...por elhuffingtonpost

Rivera quiere una mesa a tres con el PP

En una situación parecida quedaría Ciudadanos, aunque por la banda derecha dada la procedencia de sus votos. Al menos su marca, de nuevo cuño en el ámbito nacional, llegaría a las urnas homologada a un partido con 130 años de historia y más de 20 de experiencia de gobierno. El documento firmado con los socialistas es un valor en torno al cual, según sus dirigentes, todo el mundo estará obligado a girar en campaña electoral, y antes de ella.

Rivera sigue apostando por el pacto a tres, pero no con Podemos, sino con el PP. Y fracasada ya la negociación con Iglesias, la próxima semana insistirá en sentar a PSOE y PP en la misma mesa. "Si nosotros lo hicimos con Iglesias, no hay motivo para que el PSOE no lo haga con Rajoy", sostienen desde la dirección. Si lo logran y esa fuera la última foto antes de la disolución, Rivera se erigiría como árbitro de un partido que fue imposible jugar -el de la gran coalición-, pero no por que él no lo intentará. ¿Y Sánchez? El secretario general del PSOE se retrataría junto a quien siempre quiso retratarle Podemos, junto a la derecha.

Pues para todo ello ha dado esta semana la gran representación de la política, además de para que en algunos despachos de la Castellana contengan la respiración tras la exclusiva de la Sexta y el Confidencial sobre los papeles de Panamá y las sociedades opacas. Once millones de documentos dan para un goteo continuo de nombres. Y el siguiente será...

NUEVOS TIEMPOS