BLOGS
11/10/2018 08:10 CEST | Actualizado 11/10/2018 08:10 CEST

Historias que merecen ser contadas: a Wandering Casiedilla, la neoyorquina que se mudó a un pueblito de Extremadura

Descubrí a Casie Tennin en este artículo desternillante de Verne (El País), un link de esos que debieron pasar por mi Timeline y cuyo titular atrapó toda mi atención: Soy de Nueva York, viví 8 meses en un pueblo extremeño y así me cambió la vida. Para más inri el pueblo, Fregenal de la Sierra, era el de mis abuelos paternos, así que imaginad la expectación que despertó en mí poder leer la experiencia de una neoyorquina en Fregenal.

Y es que, quizá por dedicarme al turismo, tengo especial predilección por las conversaciones con viajeros desconocidos, o textos como los de Casie o mi admirado James Rhodes, porque me permiten ver la realidad de nuestro país con ojos "guiris", y nos descubren los detalles -nuestras pequeñas idiosincrasias- que normalmente pasan desapercibidos o no valoramos por estar ahí, por ser parte de nuestra rutina. Esa visión se convierte en una puerta mágica para nosotros, profesionales del turismo, pues nos permite detectar nuestras fortalezas socioculturales que nos hacen únicos, para poder ponerlas en valor, para vendernos mejor -que falta nos hace.

Así que, aprovechando la amabilidad y siempre magnífica predisposición de Casie, me lancé y le propuse contar su historia... ¡Por fin podía hacerle todas las preguntas que llevo yo haciéndome tres años!

Casie, lo primero... ¿cómo demonios llega una neoyorquina a Fregenal de la Sierra? Necesito saber cómo el destino puede unir con flechas dos puntos tan opuestos...

Jajaja, pues todo empezó tras graduarme, estudié Periodismo (especialidad en Comunicaciones Internacionales) en la Penn State University, e inmediatamente después de la graduación me fui a España. Mis amigos consiguieron trabajos "tradicionales" en oficinas, pero yo sabía que eso no es lo que quería. Quería seguir mi pasión de aprender del mundo, aprender español y conocer más fuera de mi "caja", del entorno donde he crecido. Y como tenía esta habilidad de escribir y contar mis experiencias por el mundo, empecé el blog. Estaba segura de que quería mudarme a España, pero no es tan fácil para un extranjero por culpa del visado. Así que, encontré el programa de "auxiliares de conversación" que me permitió vivir en España dando clases de inglés a media jornada en un colegio. Y así terminé en Fregenal de la Sierra.

Pasé un año viviendo allí, en mi pueblito, donde caí enamorada de la manera de vivir, las tradiciones, las fiestas, y sobre todo, de la gente. Después, viví un año en Madrid y luego en Granada. Durante los tres años en España seguí escribiendo en mi blog, algo que me ha abierto muchas puertas laborales: una agencia de marketing en Nueva York con la que trabajaba para la oficina de turismo de España me encontró, y sigo escribiendo para esta agencia hoy. El País ha publicado un par de mis artículos (empecé escribiendo para ellos). Y mucho más...

Trabajabas "de lo tuyo" en una agencia de medios, supongo que con un futuro prometedor... ¿Qué te empujó a dar ese giro tan radical y venir a España?

No hubo un momento específico de cambio. Durante los 4 años de la universidad, hice prácticas en compañías muy prestigiosas. Conocía mucha gente famosa trabajando para iHeart Radio NYC, incluso una compañía me mandó a California para organizar la San Diego Comic Con representando a la NBC. Tenía una carrera profesional muy prometedora, sí... pero nada de eso me hacía sentir completa. Estar en una oficina sentada en una silla no era el camino que quería, a pesar de las oportunidades que se me presentaron. Así que compré el billete a España -sin vuelta a Nueva York- y así empezó mi aventura viajando y escribiendo por el mundo. Desde entonces, llevo 4 años en el extranjero, cada año conociendo un lugar nuevo: Fregenal de la Sierra, Madrid, Granada y este año en Da Nang, Vietnam.

¿Y por qué te decidiste por convertirte en travel blogger?

Cuando empecé el blog lo vi como una oportunidad para contar mis experiencias al mundo y nada más (en realidad, cuando lo empecé, "el mundo" significaba mis padres, jajaja). Claro, esperaba que evolucionara hacia algo mucho más grande, que tendría muchos seguidores y me ganaría la vida así, pero ese no era el primer objetivo. Me encanta escribir sobre las cosas que me inspiran, las cosas que me dan la vida, la pasión. Mi pasión es conectar a la gente con el resto del mundo, contar historias de tierras extranjeras, conocer otras culturas y mundos, probar comida nueva y animar a mis lectores a romper sus "burbujas" y conocer este mundo tan grande. Hoy, sigo escribiendo el blog, pero contando mi vida al otro lado del mundo, todavía más extranjero que España: en Vietnam.

Aunque, España siempre será mi segunda casa después de Nueva York, y siempre tendrá mi corazón...

Casie en su pueblito, Fregenal de la Sierra.