BLOGS
21/09/2018 07:02 CEST | Actualizado 21/09/2018 07:02 CEST

Historias que merecen ser contadas: El niño que soñaba con tener un hotel

¿Cómo llega alguien a querer tener hoteles? Quizá sean cosas mías, pero nunca he escuchado a ningún amigo o conocido en las épocas de estudiante desear tener hoteles al finalizar los estudios. Ni siquiera mis compañeros de la universidad, estudiantes de Dirección de Hoteles, soñaron nunca con tener un hotel, o al menos no lo dijeron en voz alta. Nuestros sueños iban más enfocados a la gestión...

Ser el propietario de un hotel, no ya de una cadena, era algo que jamás rondó mi cabeza, supongo que por ser algo inalcanzable. Ni siquiera soñando despierto. Por eso hoy me hace especial ilusión contar la historia de un buen amigo que sí soñó con tener un hotel, y lo consiguió.

Juan Carlos Sanjuán nació en Valencia, hace más de 40 años (¡y menos de 50!) y desde niño siempre quiso ser piloto militar, así que empezó joven a trabajar en una fábrica de cristales, con tan solo 16 años, para poder sufragarse los estudios. Finalmente no consiguió entrar en la academia militar, así que se matriculó en Empresariales, aunque seguía alternando trabajos en fábricas y hostelería para pagarse la carrera. Hasta que con 19 años entró a trabajar como recepcionista de noche en un hotel, y no ha vuelto a salir de ellos.

¿Cómo llega un trabajador de familia humilde a plantearse en serio abrir su propio hotel?

¿Cómo pasa uno de trabajar de camarero en una heladería a emprender el proyecto Casual Hoteles? Le pregunto expectante. "Después de trabajar en hostelería en varios establecimientos, surgió la oportunidad de entrar como recepcionista de noche en un Sol Meliá, y ahí me enamoré de los hoteles; fui progresando poco a poco, conociendo otros tipos de hoteles, otras formas de hacer y de dirigir. Pero transcurridos unos años, cuando llegó el momento de echar la vista atrás, me di cuenta de que ya había pasado por varios tipos de hoteles, tanto independientes como de cadenas nacionales e internacionales, y decidí que si quería seguir progresando debía intentarlo por mi cuenta, porque ya en Valencia había trabajado en cuatro hoteles y era complicado encontrar un reto nuevo y profesional aquí. Tenía que cambiar de ciudad y mi vida personal no me lo permitía por aquel entonces. Emprender el proyecto Casual Hoteles era la única vía para seguir creciendo profesionalmente."

Parece lógico, pero lo cierto es que abrir tu propio hotel (o casa rural o chiringuito en la playa) es el sueño recurrente en estas fechas en las que la vuelta de vacaciones y las rutinas diarias hacen a uno replantearse el futuro, pero en la mayoría de los casos ese sueño se difumina antes del puente de octubre. ¿Cómo llega un trabajador de familia humilde a plantearse en serio abrir su propio hotel? Porque no es un sueño común...

Y entonces el hotel, con mucho esfuerzo, fue dando sus frutos y apareció la oportunidad de coger otro hotel; y luego otro...

"Pues la verdad es que toda la vida había querido tener un hotel. Así que busqué por Internet y encontré el hotel que hoy es el Casual Valencia de las Civilizaciones. Se llamó Casual Hoteles porque conseguí cerrar el primer contrato gracias a una casualidad, la de encontrar un poquito de WiFi en las islas Gili Air (Indonesia) donde me encontraba de vacaciones. El objetivo inicial era ese, abrir un hotel y trabajarlo, sin más pretensiones que el autoempleo, porque por aquellos tiempos (2013) estábamos en los años más duros de la crisis financiera mundial. Reunimos algo de dinero prestado por la familia y pudimos hacer las reformas necesarias para ponerlo en funcionamiento. Y entonces el hotel, con mucho esfuerzo, fue dando sus frutos y apareció la oportunidad de coger otro hotel; y luego otro... y a la que nos hemos dado cuenta nos hemos plantado en 2018 con 11 hoteles abiertos y 6 en construcción gestionados por un equipo de más de 130 profesionales, cuando nuestro objetivo inicial era llegar a 15 hoteles".

¡Exacto! hace años decías que querías llegar a los 15 hoteles, y entonces pararías para reflexionar y estudiar los próximos pasos. ¿Ya has reflexionado? ¿Hay fumata blanca?

"¡Si, claro! Nos reunimos todo el equipo de directivos y estuvimos charlando, y viendo las distintas opciones que teníamos. Creemos que el producto puede tener recorrido en Europa, así que resolvimos que nuestro objetivo debía ser llegar al año 2022 con 30 hoteles y empezar la expansión por Europa, pero para ello necesitaremos financiación externa. Si todo va bien, abriremos en Oporto a finales de año..."

Juan Carlos Sanjuán en Cali, Colombia.