BLOGS
25/11/2013 07:18 CET | Actualizado 24/01/2014 11:12 CET

Papá primerizo motorizado: La lista y las combinaciones

Vamos a buscar un cinco puertas, de asiento trasero alto, con un presupuesto máximo de 24.000€, para una combinación de uso de unos 20.000 km al año en ciudad y unos 5.000 km al año de carretera abierta. Las necesidades para el maletero pasan por que quepa un carrito de bebé y maletas.

Te hemos hablado en semanas pasadas ya de muchos factores en la mezcla de paternidad y pasión por el automovilismo. Te hemos hablado del coche que buscar, de si comprarlo nuevo o usado. Te hemos hablado de sistemas de retención para embarazadas... Pero hoy vamos a hablar de lo que más estabais esperando: de los coches.

Si haces memoria, ya fijamos las necesidades y el presupuesto para nuestra compra. Remasterizándolas, te podemos decir que vamos a buscar un cinco puertas, de asiento trasero alto, con un presupuesto máximo de 24.000€, para una combinación de uso de unos 20.000 km al año en ciudad y unos 5.000 km al año de carretera abierta.

Las necesidades para el maletero pasan por que quepa un carrito de bebé y maletas para viajes relativamente largos, que tenga portón en lugar de maletero separado, por si montamos a Pistón, nuestro perro, alguna vez en el maletero, y que el umbral y la boca de carga sean lo más accesibles posibles.

Buscamos además un coche con menos de 6,5 kilos por Nm de par, y que gaste relativamente poco combustible en uso urbano, que va a representar el 80% de su kilometraje.

Como factores extra, buscamos un coche que sea chic y diferente. La usuaria principal de este coche va a ser mi chica, que lo va a emplear para ir al trabajo, para mover al pequeño (y los pequeños que vengan, pues hay plan de más a corto plazo), por lo que no buscamos un deportivo extremo. Además, buscamos un coche que sea entretenido de conducir en curva, pero no es un factor fundamental de la compra.

Con todos estos datos sobre la mesa, tenemos una fotografía bastante concreta de lo que queremos, pero para lograrlo, además, hay varias maneras.

Ya te hablamos el otro día de las dos posibles soluciones: comprar nuevo, o comprar usado. Pero no te hablamos de una combinación... ¿Te preguntas cómo?

Bueno, a todos estos factores hay que sumar que en esta santa casa, el otro coche que empleamos es el mío. Al margen de los coches de prensa, de prueba, el Abarth 500 está sufriendo ahora mismo un trato de cerca de 45.000 km año, por temas laborales, de los cuales prácticamente el 85% son en autopista y nacional, y el resto son conducción espirituosa por puertos de montaña para eventos, pruebas, y pura diversión.

Hasta ahora, era el Abarth el coche que empleábamos para irnos de salidas de fin de semana, vacaciones y viajes de familia (esos de 1.300 km en un fin de semana...). Está claro que para estas labores el Abarth ya no va a servir, ya que está limitado para viajar con un bebé en viajes tan largos y frecuentes.

La problemática que se desprende de todo esto es que esos 5.000-10.000 km que hacemos al año en viajes de larga distancia condicionan demasiado la compra del coche urbano de la señora de la casa.

Así que podemos dividir nuestras opciones en:

  • Adquirir un coche nuevo de 24.000€ que intente cumplir con todas las necesidades, tanto urbanas como de viajes de larga distancia.
  • Adquirir dos coches, uno que sea eminentemente urbano, que cumpla todos nuestros requerimientos, y adquirir al margen un coche grande para largas distancias que me releve también al Abarth (que se quedaría en el garaje en todo caso) en mi trabajo.

Además, dentro de esa segunda opción habría que mantener ese presupuesto de 24.000€, por lo que habría que valorar las combinaciones nuevo-usado, o usado-usado posibles para satisfacer todas las demandas.

Una locura, ¿no crees?

Las opciones para un único coche

Si nos decantamos por la primera opción, tras valorar muchas opciones con mi chica, nos hemos decidido por los siguientes candidatos (sin especificar por el momento motorizaciones):

  • Fiat 500L Trekking
  • Ford Focus
  • Ford Kuga
  • Hyundai Veloster
  • Kia Sportage
  • Mazda3
  • Mazda CX-5
  • MINI Countryman
  • Nissan Qashqai
  • Opel Mokka
  • Peugeot 2008

De toda esta lista inicial haremos un primer barrido analizando características y motorizaciones la próxima semana, para a continuación hacer una visita pormenorizada a concesionarios a conseguir precios de mercado de verdad a pie de calle, intentando sacar el mejor descuento posible en cada caso.

Con esa información veremos qué lista, qué motorizaciones y qué equipamientos nos quedan, para pasar a hacer una prueba pormenorizada de los candidatos que queden, antes de elegir a nuestro favorito.

Obviamente, dentro de esta preselección os faltarán algunos de vuestros favoritos (podéis proponerlos en los comentarios y lo charlamos allí), pero como este es un trabajo en equipo, hemos ido cribando lo que gusta, lo que no gusta al tiempo que valorando lo que cumple y lo que no cumple nuestras necesidades.

Un ejemplo de un modelo que se sale un poco del tiesto en todo esto es el Veloster de Hyundai. Si bien no cumple con el requerimiento de banqueta trasera alta, y su maletero puede parecer algo corto, a mi chica le encanta, por precio encaja, y tiene puerta trasera para colocar al peque en la sillita Isofix, así que vamos a darle una oportunidad, aunque luego no pase el corte.

Las opciones para una combinación de dos coches

Aquí la lista se amplía tanto que la vamos a dejar para otro artículo. Abrir esta opción implica poder buscar un coche urbano mucho más dedicado, con un maletero capaz para un carrito de bebé, pero sin más requerimiento de espacio, o de potencia. Vamos, un Panda o algo similar en esa línea sería un perfecto candidato.

Y como complemento, el relevo de mi 500, pero con buen maletero para viajes largos y buen espacio detrás tendría una carta mucho más abierta, pues el uso con el peque montado se reduce, y tendría que cumplir muchos más requerimientos personales (potencia, prestaciones, dinámica de conducción...).

Pero este tema de combinaciones, como te digo, queda para otra semana.

SOMOS LO QUE HACEMOS