BLOGS
30/03/2018 10:11 CEST | Actualizado 30/03/2018 10:12 CEST

Operación Triunfo: el fútbol de quienes no ven el fútbol

RTVE

Sé que me propongo reflexionar sobre un tema del que seguramente se hayan escrito ya ríos de tinta. Se ha hablado de Operación Triunfo y la televisión como producto cultural generador de sentido común, se ha defendido ser fan del programa desde la izquierda y sin complejos, pero aún no he visto un análisis que le ponga cifras al fenómeno.

Admitámoslo, Operación Triunfo ha hecho mucho ruido. Quién no sabe ya quien es Amaia, quién no ha escuchado aún 'Lo malo' de Aitana y Ana War, quién no se ha enterado de quiénes son los Javis. Yo, lo admito, creo haberme quedado fuera de uno de los fenómenos televisivos del año y ahora de forma retrospectiva siento curiosidad por cuantificarlo. Varios amigos fans de OT ya me han advertido de que no se trata de algo reducible a cifras, y puede que tengan razón, pero yo ultimamente soy incapaz de no medir lo que se puede medir.

La principal idea que voy a defender en este artículo es la siguiente: Operación Triunfo no ha llegado a más gente que, por ejemplo, La Voz. Lo que es más probable es que haya conseguido conectar mejor con una audiencia cuyos contornos se parecen mucho a los del programa de Telecinco y con una generación que ve televisión de otra forma. Aunque la audiencia de estos programas no compite con la de los datos de los grandes partidos de fútbol me da la impresión de que Operación Triunfo (puede que los talent shows en general) sea el fútbol de quienes no siguen el fútbol.

Audiencias TDT

Empecemos por donde creo que hay que empezar: la tele. Como ya he dicho, es posible que no se pueda reducir el éxito de Operación Triunfo a unos datos de TDT entre otras cosas porque ha habido mucho seguimiento por internet y redes sociales que se escapa a las mediciones de audiencia tradicionales. Es cierto, pero con el fútbol ocurre algo parecido (mucha gente lo ve en bares) y no por ello descartamos los datos de audiencia para saber si un partido ha sido más o menos seguido.

Lo primero que llama la atención de los datos de audiencia de OT es que por lo general no superan a los de La Voz. De hecho, si los comparamos con La Voz Kids (2014) no se entiende el porqué de tanto ruido con Operación Triunfo: la mayoría de los episodios de esta edición de La Voz superaron en espectadores y cuota de pantalla a los de la edición de 2017 de OT. De hecho, el estreno de La Voz Kids (2018) hace unos días tuvo una audiencia mayor que casi todos los programas de OT (3.118.000 millones de espectadores).

Está claro que algo pasa. Yo al menos no recuerdo tanto furor con La Voz Kids como estoy viendo con Operación Triunfo. ¿Y si el éxito de Operación Triunfo no es tanto haber conseguido dar un salto cuantitativo en la audiencia de este tipo de formatos televisivos sino haber sido capaz de canalizar una parte de esa audiencia por fuera de la TDT?

AOL

Lo que están cambiando son las formas tradicionales de consumir televisión

Los millenials ya no ven la tele

Por ser más precisos, lo que está cambiando son las formas tradicionales de consumir televisión. El aterrizaje en España de numerosas plataformas de cine y series bajo demanda es la expresión más explícita de este cambio, pero también afecta a las cadenas tradicionales: una audiencia cada vez más importante prefiere ver sus contenidos por streaming y con el móvil en la mano. No solo ver pasivamente, sino ver y opinar en la esfera pública. A este tipo de espectador le interesa tanto lo que ve como las conversaciones públicas que detonan lo que ve.

No tengo acceso a los datos de reproducciones de estos programas en las webs de sus respectivas cadenas pero sí a los de Youtube y a los de Twitter. Y es en estas plataformas donde se puede observar un impacto más acorde con el ruido causado por OT.

Estas cifras son síntoma de un interés y una habilidad indudablemente mayores en lo que tiene que ver con el uso de Youtube por parte de los creadores de OT

Frente a los 55 millones de reproducciones totales y los 90.580 suscriptores del canal de La Voz España (desde 2016) Operación Triunfo ya acumula 426 millones de reproducciones (desde 2017) y más de 392.000 seguidores. Sin embargo, hay una explicación parcial a la diferencia tan brutal en las visualizaciones totales: OT ha subido el doble de videos que La Voz. La media de visualizaciones por video del programa de TVE es aun así superior a la de La Voz: 194.121 frente a 133.742.

Estas cifras son síntoma de un interés y una habilidad indudablemente mayores en lo que tiene que ver con el uso de Youtube por parte de los creadores de OT. No solo significa que mucha más gente ha usado Youtube para seguir OT sino también que probablemente lo han visto más veces. El video más visto del canal oficial de OT (Ana y Aitana cantando 'Lo malo') tiene 4 millones de reproducciones más que el más popular de La Voz.

AOL

Por último, Twitter. Aunque es un medio social sesgado generacionalmente goza de una sobrerepresentación simbólica que hace inevitable su análisis. Aquí también OT tiene un engagement (este anglicismo que significa basicamente compromiso e interacción por parte de la audiencia con los contenidos del emisor) mucho mayor que La Voz. Como se puede observar en el siguiente gráfico los tweets de OT han cosechado un impacto significativamente mayor (más retweets y más me gustas) y, sobre todo, creciente desde el inicio del programa.

AOL

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blogs