BLOGS
26/01/2018 19:38 CET | Actualizado 26/01/2018 19:38 CET

Johannesburgo debe comprometerse para solucionar el problema de la contaminación atmosférica

HuffPost

La contaminación atmosférica en Sudáfrica es más grave en los núcleos urbanos, y la ciudad de Johannesburgo no es una excepción.

La mayoría de la población de nuestro país emigra a las ciudades desde las áreas rurales por motivos económicos y en busca de oportunidades laborales. Así, tiene lugar un crecimiento vertiginoso de asentamientos densos, con bajos ingresos y escasa formación que, a menudo, no cuentan con los recursos suficientes y no tienen acceso a las comodidades básicas, como el suministro de electricidad.

La ciudad realizó una evaluación de base que determinó que la contaminación atmosférica proviene de la quema de combustible doméstico, las emisiones de los vehículos, las industrias, la quema de biomasa y las instalaciones de almacenamiento de residuos mineros.

Johannesburgo dispone de una red de nueve estaciones que monitorizan la calidad del aire en Alexandra, Ivory Park, Diepsloot, Jabavu, Orange Farm, Buccleuch, Davidsonville, Delta Park y Newtown. Siete de las estaciones están ubicadas en zonas residenciales y dos de ellas controlan las emisiones producidas por el tráfico. La información proveniente de estas estaciones se comparacon los estándares aplicables a nivel nacional, cuyo objetivo es preservar la salud y el bienestar de los ciudadanos.

Desafortunadamente, las comunidades más pobres de la población a menudo sufren las consecuencias de la mala calidad del aire. Con el paso del tiempo, las estaciones de monitoreo situadas en las áreas residenciales han registrado niveles récord de contaminación que se encuentran por encima de los estándares nacionales, en especial durante los meses de invierno, dado que la mayoría de los ciudadanos emplean combustibles fósiles para la calefacción.

La prioridad de Johannesburgo es mejorar la calidad del aire en la ciudad en aras de garantizar el desarrollo de las comunidades más pobres para así atajar los problemas de desigualdad y pobreza, y conseguir una solución efectiva. Sin embargo, la contaminación atmosférica afecta especialmente a las comunidades pobres como fruto de la desigualdad y de muchos años de una ineficiente planificación de la infraestructura.

Getty
Johannesburgo pretende llevar a cabo una serie de programas para solucionar el problema de la contaminación.

A fin de mejorar la calidad del aire de Johannesburgo, hemos revisado nuestro plan de gestión de calidad del aire y nuestros reglamentos de control de contaminación. El plan recoge la visión de la ciudad y los objetivos para los próximos cinco años. Se ha desarrollado un plan regulatorio para gestionar otras fuentes de contaminación atmosférica. Ambos documentos están en proceso de redacción y se llevarán a cabo consultas públicas antes de su finalización.

Según lo establecido en la Ley 39 de Calidad del Aire de 2004, la ciudad es responsable de gestionar la calidad del aire, tanto en lo que se refiere a las regulaciones como a su cumplimiento. Todas las actividades industriales que la ley considere emisores significativos y que pueden contribuir a aumentar la polución deben estar autorizadas. Existen un total de 37 empresas que sí lo están. Estas instalaciones disponen de licencias de emisiones atmosféricas, donde se establecen límites. Esto se controla de forma regular y se toman medidas para aquellas que no cumplan con lo establecido.

Las medidas relativas a las emisiones provenientes de la quema del combustible en los hogares son complejas y requieren de un enfoque multifacético. Los ciudadanos a menudo no pueden elegir los materiales que emplean como combustible, dado que, en muchos casos, no tienen acceso a la electricidad y, aunque lo tengan, no pueden permitírselo.

Para solucionar este problema, la ciudad ha priorizado la mejora de los asentamientos, por lo que se pretende proveer aquellos hogares registrados como indigentes de electricidad y otras comodidades. Nuestro objetivo mediante esta intervención es mejorar nuestras comunidades, a la par que mejoramos la calidad del aire. Además, se ha destinado parte del presupuesto a crear nuevas viviendas con aislamiento térmico, por lo que requieren menos energía para la calefacción y están equipadas con calentadores de agua solares.

Nuestra perspectiva para luchar contra la contaminación atmosférica incluye programas para tratar con las distintas fuentes de contaminación. El borrador de nuestro reglamento recoge los casos de las pequeñas industrias y los vehículos para garantizar el control, y plantea condiciones operativas para garantizar la reducción de las emisiones en esos sectores a lo largo del tiempo. Esas medidas incluyen permisos y la creación de zonas libres de tabaco con el objetivo de reducir la contaminación atmosférica de la ciudad. Asimismo, estamos colaborando con otras esferas de gobierno para lidiar con problemas como el polvo procedente de las instalaciones de almacenamiento de residuos mineros.

La quema de residuos se produce debido a su vertido ilegal. Aunque la ciudad cuenta con varios programas y medidas enfocadas a resolver el problema de los vertidos ilegales, nuestra intervención más significativa es la campaña de recogida de residuos, llamada A Re Sebetseng. Esta campaña mensual es una iniciativa que se lleva a cabo en determinadas zonas el último sábado de cada mes e insta a los residentes y a las comunidades a reducir su huella de carbono.

El proyecto subraya la inversión de la ciudad de 50 millones de rand (3,3 millones de euros) a Pikitup para llevar a cabo un tercer turno de limpieza. Se espera que esta inversión se incremente a 82 millones de rands (5,5 millones de euros) a medio plazo. A Re Sebetseng sigue el ejemplo de Umuganda en Ruanda, que también es una campaña mensual en la que todos los residentes se reúnen para limpiar la ciudad de Kigali. Mediante esta campaña, Kigali es conocida por ser la más limpia de África.

CITY OF JOBURG

El 30 de septiembre, Johannesburgo celebró su primera campaña de limpieza, apoyada por los concejales, los comités y las empresas. Se distribuyeron bolsas de plástico y guantes en centros, clínicas, bibliotecas y empresas participantes.

Como parte de la campaña Pikitup también pondrá en marcha un programa para los colegios y los accionistas a fin de que aprendan a preservar el medio ambiente en su futuro. Creemos que reducir los vertidos ilegales ayuda a reducir el nivel de quema de residuos, lo que contribuirá a la mejora de la calidad del aire.

La campaña A Re Sebetseng es una iniciativa de la ciudad para aumentar la concienciación de los residentes sobre el medio ambiente y pretende crear un cambio en el comportamiento y un entorno en el que las personas controlen su propia interacción con el medio natural.

Asimismo, Johannesburgo está dando prioridad al control de la contaminación atmosférica tratando de reestablecer la red de monitoreo y garantizar que las estaciones están en buenas condiciones de funcionamiento, para lo cual debe invertir en nuevos dispositivos de monitoreo y su adecuado mantenimiento. La información proveniente de estas estaciones se emplea para la planificación y la toma de decisiones, y permite detectar aquellas zonas en las que existe una mala calidad del aire, así como las principales fuentes de contaminación.

La ciudad tiene la obligación de comprometerse a mejorar la calidad del aire: más allá de nuestra responsabilidad política y social, estamos obligados a tomarnos en serio el futuro de nuestro planeta. Nuestro legado para las futuras generaciones es la protección adecuada del medio ambiente.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por María Ginés Grao.

BALLANTINE'S PARA EL HUFFPOST