BLOGS
26/11/2013 07:19 CET | Actualizado 25/01/2014 11:12 CET

¿Qué fue del récord español en la lucha contra el desempleo juvenil?

¿Por qué el segundo dato de Eurostat que empeoraba la cifra de desempleo para España en agosto) no apareció en tantos titulares como el que usó Bañez? Se trata de una vieja técnica política que consiste en dar publicidad a lo que conviene y tratar de silenciar lo que no.

"Desde enero a agosto, tenemos 96.000 parados jóvenes menos".

Con esta frase defendió la ministra de Empleo y Seguridad Social española, Fátima Báñez, la política de empleo del Gobierno ante sus homólogos europeos en una cumbre celebrada en octubre en Luxemburgo. La nota de prensa del Ministerio fue más allá y añadió: "España ha registrado en lo que va de año, según Eurostat, la mayor reducción de desempleo entre menores de 25 años de todos los países de la UE, en datos desestacionalizados". Dos afirmaciones demasiado concretas y fáciles de comprobar como para que un blog que se dedica a verificar frases de políticos no lo haga. Lo comprobamos.

Los datos

Hablar en términos brutos puede ser engañoso, porque el número de desempleados puede bajar no sólo porque esos jóvenes encuentren trabajo, sino también porque emigren o se desapunten de la lista del paro. De hecho, de enero a agosto la tasa de desempleo entre los menores de 25 años pasó del 55,4% al 56,5%.

No obstante, obviando esto, según la base de datos de Eurostat (consultada en noviembre), en agosto había en España 932.000 menores de 25 años en paro. Eso son unos 26.000 desempleados jóvenes menos que en enero, cuando la cifra de desempleados rondaba los 958.000. Por tanto, 26.000 parados menos, no 96.000.

¿Y la segunda afirmación? ¿Fue la mayor reducción de desempleo entre menores de 25 años, en datos desestacionalizados? Pues tampoco. El descenso logrado en España (un 2,7% menos de desempleados jóvenes de enero a agosto) fue superado por otros países del entorno europeo como Francia (un 5% menos), Grecia (un 7% menos), Bulgaria (un 5,8%) o Eslovaquia (10,5% menos), entre otros.

Datos de desempleo juvenil de Eurostat (a 21/11/2013), disponibles en Google Drive.

Ahora bien, ¿Quiere esto decir que Báñez mintió? No necesariamente. Cuando hizo estas declaraciones, Eurostat había cifrado el desempleo juvenil en unas 863.000 personas en agosto y las cuentas de la ministra cuadraban. ¿Por qué no lo hacen ahora? ¿Por qué ahora cuando se consulta la base de datos de Eurostat el resultado es que en agosto había 932.000 desempleados, en vez de 863.000 (69.000 parados jóvenes más)?

La explicación es simple: Eurostat actualizada cada mes sus estadísticas, con los datos que le suministran los países, y cada vez que esto ocurre se revisan los datos de meses anteriores. En la actualización de septiembre, pocos días después de que la ministra hablara ante sus colegas europeos, se revisó el dato de agosto, empeorándolo y, con este cambio, se esfumó el récord del que había hablado Bañez.

Para resumir: ¿Mintió la ministra? No, en el momento en que habló lo que dijo se ajustaba a los datos de Eurostat. ¿Se ajusta lo que dijo a cómo evolucionó el mercado laboral entre enero y agosto? No. Lamentablemente, ni 96.000 jóvenes salieron de la lista del paro entre enero y agosto ni España fue el país de la UE que logró una mayor reducción del desempleo los ocho primeros meses del año. El asunto puede sonar lioso, pero no deja de ser importante.

¿Por qué el segundo dato de Eurostat (el que empeoraba la cifra de desempleo para España en agosto) no apareció en tantos titulares como el que usó Bañez (más positivo, pero que luego tuvo que ser cambiado)? Se trata de una vieja técnica política, totalmente legítima, que se utiliza tanto en el Gobierno como en la oposición y que consiste en dar publicidad a lo que conviene y tratar de silenciar lo que no. La realidad, sin embargo, es la que es.

Nota: El objetivo de este blog es tratar de contrastar con hechos declaraciones exageradas o inexactas. Si escuchas, lees u oyes alguna declaración de este tipo, envíamela por Twitter a @InakiHdez y trataré de contrastarla

#YONOMEOLVIDO