BLOGS
18/12/2014 07:26 CET | Actualizado 16/02/2015 11:12 CET

Tosta 'Independence Day' o cuando el nacionalismo trasciende la identidad

En el viaje de la vida andamos acompañados de una maleta con todas las pertenencias que nos definen como persona frente a los demás; una maleta que, si perdemos o llevamos incompleta, nos convierte en disidentes de nosotros mismos, en extranjeros en nuestra propia realidad.

Imagina que, de todas las prendas que guardas en el armario, tuvieras que escoger sólo una. Que, de toda la ropa de verano y de invierno, de deporte o interior, de diario y de fiesta, en definitiva, de todo el vestuario acumulado durante años, tan sólo pudieras llevarte una. Te resultaría muy difícil, ¿verdad? Porque, a la postre, todas forman parte de ti y, te gusten más o menos, te definen. Seguramente, establecerías un criterio de utilidad para seleccionar con acierto pero, por encima de todo, deberías renunciar, renunciar a aquellas otras que, junto a la prenda que nos hemos visto obligados a escoger, determinan y completan la esencia de nuestro propio estilo.

Pasa lo mismo con la identidad. En el viaje de la vida andamos acompañados de una maleta con todas las pertenencias que nos definen como persona frente a los demás; una maleta que, si perdemos o llevamos incompleta, nos convierte en disidentes de nosotros mismos, en extranjeros en nuestra propia realidad. Guardamos en su interior las prendas que nos identifican y hacen que seamos singulares, por un lado, y afines a quienes nos rodean, por otro. Nadie viaja desnudo ni sólo con lo puesto y todos, sin excepción, incluimos en el equipaje de la identidad las pertenencias que determinan nuestro background y revelan al resto del mundo lo que somos y sentimos. Tan sólo nos diferenciamos en el "estilo", porque el contenido es idéntico.

Ahí guardamos la religión que profesamos o su ausencia; la lengua materna y la que hemos escogido para comunicarnos con el resto del mundo porque nos resulta útil e incluso bella. Guardamos la nación que nos vio nacer y la ciudad donde residimos y, del mismo modo, la provincia a la que nos sentimos tan unidos y tal vez la región de la que proceden nuestros padres o a la que emigraron nuestros abuelos. Tantas y tantas cosas nos relacionan con el mundo que cada uno de nosotros completaríamos sus compartimentos hasta casi no poder cerrarla. Tantas, que resulta imposible identificarse tan sólo con una, pues es su conjunto el que nos equilibra y ancla nuestra personalidad al lecho diverso del mundo.

El sentimiento de patria o nación lo vivimos como una de nuestras pertenencias más significativas, a pesar de que la percibimos de una manera sutil e inconsciente y alejada en nuestro día a día cotidiano. En realidad, sólo toma cuerpo consciente en situaciones extremas en las que nos vemos obligados a tomar partido o cuando se pulsa esa tecla disonante que enmascara la manipulación interesada de otros; en cualquier caso, implica siempre su prevalencia sobre las demás pertenencias, cuando no la renuncia a otras muchas que la completan. Nadie se levanta por la mañana sintiendo el peso de la patria, nadie; ni siquiera cuando está fuera de ella. Nos levantamos, en todo caso, sintiendo esa seguridad instintiva de la pertenencia a una familia determinada que nos quiere, a unos amigos con los que compartimos y a los que nos parecemos, al colegio donde aprendimos, al equipo con el que nos emocionamos, al barrio en el que nos reconocemos, a la ciudad con la que nos identificamos, al paisaje donde nos ubicamos; y todas esas cosas, todas esas realidades, son las que, en esencia, nos dicen quiénes somos y a qué lugar pertenecemos. Son la ropa interior de nuestra identidad, las pertenencias más modestas pero indiscutiblemente más reales y necesarias, las verdaderas.

Para todo lo demás; para las fronteras, para los discursos, para las banderas, para lo artificial, está la política, esa gran puta que es parte de la solución y el origen del problema; ésa que pretende hacernos ideológicamente simples y sectarios con nosotros mismos.

Para todos aquellos que se sienten de todas partes y de ninguna pero tienen muy claro adónde pertenecen, esta receta: Tosta 'Independence Day', la tosta más pasional, la más demandada, la reina del expositor. La perfecta combinación de berenjena, pimiento y anchoa que convierte la escalibada en la enseña de la mesa y en la bandera del placer de los paladares trotamundos.

Que la disfrutes.

NECESITARÁS (para 4 personas)

  • 4 rebanadas de pan de hogaza.
  • 1 berenjena grande.
  • 2 pimientos rojos.
  • 1 pimiento amarillo.
  • 1 lata de anchoas.
  • 1 diente de ajo.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

ELABORACIÓN

  1. Asamos en el horno a temperatura media la berenjena y los pimientos durante 3/4 de hora aproximadamente (envueltos en papel de aluminio el asado es más rápido). Sacamos, dejamos enfriar, pelamos los pimientos, eliminamos todas las semillas y sacamos la carne de la berenjena.
  2. Cortamos la carne de la berenjena muy finita con el cuchillo y mezclamos con un poco de sal, aceite y el ajo rallado o picado muy fino. Mezclamos bien y reservamos.
  3. Cortamos los pimientos rojos a la medida de las rebanadas de pan y con los amarillos hacemos tiras de la misma longitud que éstas.
  4. Tostamos las rebanadas.
  5. Emplatado: sobre cada rebanada extendemos la berenjena a modo de paté, disponemos anchoas al gusto y tapamos con pimiento rojo, colocando sobre el mismo las tiras del amarillo a modo de bandera.
Umm, original, cromático, fácil y buenísimo. A disfrutar.

NOTA

Juega con las formas, con los alimentos y plantea tu propia bandera. En este caso la he acompañado con anchoa pero queda perfecta, de igual modo, con atún y huevo, con bacalao o con aquello que defina mejor el sabor de tu casa.

MÚSICA PARA ACOMPAÑAR

Para la elaboración: Quelque Part, Caracol

Para la degustación: Runaway, The National

VINO RECOMENDADO

Juan de Juanes Cabernet Franc T13. D.O. Valencia.

DÓNDE COMER

Rodeado de gente muy diversa en cualquier lugar cosmopolita, abierto y sin barreras; y si es la cocina de tu casa, enhorabuena, mejor que mejor, dice mucho de ti.

QUÉ HACER PARA COMPENSAR LAS CALORÍAS

Un pequeño viaje o uno grande, aún mejor; o salir de casa, tal vez con eso sea suficiente, mientras se haga con el espíritu abierto a la diferencia y conciliador. Pese a lo que se pudiera pensar, el Canal Viajar, en este caso, no es suficiente.

APRENDE A USAR TU DINERO