BLOGS
15/05/2013 12:56 CEST | Actualizado 15/07/2013 11:12 CEST

El 15-M, mucho más que una protesta

Han despertado a miles de personas, y siguen sumando. Cada vez son más los que alimentan otros valores, apuestan por la cooperación frente a la competencia, por la justicia frente a la limosna, y por la libertad frente a la sumisión. Han conseguido unir conciencias, sumar esfuerzos.

El 15-M no puede definirse, no puede explicarse con una sola voz. Es la suma de TODAS lo que le da sentido, lo que le hace grande.

El 15-M no es sólo una Protesta, son propuestas, acciones, proyectos... es compromiso.

No obedecen a banderas ni colores, carecen de jefes y no tienen miedo. Ellos no siguen a un líder, son el líder de su propia vida. Han despertado a miles de personas, y siguen sumando. Cada vez son más los que alimentan otros valores, apuestan por la cooperación frente a la competencia, por la justicia frente a la limosna, y por la libertad frente a la sumisión. Se les ha insultado, amenazado, apaleado pero lejos de rendirse, se han renovado. Nadie conseguirá pararlos. A día de hoy sigue creciendo... y madurando.

Han calado dentro, por encima de hábitos y uniformes, por encima de siglas y colores. Ellos sienten hondo, y se entregan en alto.

Han conseguido unir conciencias, sumar esfuerzos. Han conseguido movilizar a millones de personas. Creen que un mundo más humano es posible.

Comenzaron un cambio, y empezaron por ellos. Creen en sí mismos, les importan los restantes. Se dicen libres, toman las decisiones que creen correctas. No simulan, la democracia que ellos practican es participativa. Sienten y piensan en global, pero actúan de forma local.

Son ejemplo para muchos. Sus palabras han sido avaladas por cada uno de sus hechos, y sus hechos los definen. Defienden y apoyan al vulnerable, luchan por el que lo necesita, se dan sin recordar. Practican el respeto, la solidaridad, la igualdad, la equidad, y no esperan aplausos, sólo justicia.

El 15-M seguirá protestando, peleando, y seguirá alimentándose de empatía, de pequeños gestos, de cada uno que despierta, de cada uno que suma.

El 15-M se sigue moviendo, en cada uno de ellos, desde dentro. No es una etiqueta, es una revolución pacífica, una forma de vida.

"El tiempo no es oro,

el oro no vale nada.

El tiempo es vida".

J.L. Sampedro

El 15-M brinda la oportunidad de sentirnos semejantes, de evolucionar como seres humanos.