BLOGS
15/06/2018 07:31 CEST | Actualizado 15/06/2018 07:36 CEST

Terrorismo Queer | Lo marica en el 'mainstream'

@lanietadelconde
:... evitar el consenso como objetivo; hacer de la discusión sobre las desigualdades algo público y permanente, mostrando las contradicciones que supone el patriarcado en las diferentes culturas.
Celia Amorós

El antihumanismo o neobarbarie surgido en período de entreguerras, con Doktor Faustus de Thomas Mann a la cabeza, defendía que solo una idea era capaz de unir a todos los pueblos del globo; la de hacer la guerra. Tomando distancia de la radicalidad del discurso, y parafraseando a Amorós, debemos comenzar a asumir que no es el consenso, ni de lejos, un lugar común hacia el cual la comunidad global se dirija. Las fisuras y desencuentros entre diferentes grupos culturales son propias de una convivencia natural que, materializada ahora en una 'interlingua' planetaria, obliga a cada grupo a reafirmarse, a expresarse en su sociolecto, a reclamar identidades comunales a modo de defensa. A armarse en ejércitos identitarios con los que combatir el interés propio dentro de la multiculturalidad característica de la sociedad posindustrial. Convivir es enfrentarse, esquivar codazos, aguantar olores ajenos, capear con civismo lo que se detesta de los otros.

La 'causa' lgtbi | non binary |no gender | cis| trans no puede abandonar el activismo tradicional propio de las minorías pero LO QUEER, como identidad, ha de buscar un replanteamiento de actitudes, hacerlas más combativas y poder ser un agente principal más allá de un fin de semana al año en Chueca. No cabe ya mayor acto de activismo que aquél cuyo objetivo pasa por ensalzar la peculiaridad de sus combatientes. Ahora que el acoso es multilateral – aumento de las agresiones por razones homofóbicas - seguir ocultando LO MARICA y mostrar solo LO HOMO es como jugar al escondite en las mismas barricadas que se construyeron desde la normalización y que nos obligaron a imitar todos los aspectos de un sistema heteronormativo en el que la homogeneización - masxmasc - ha sido nuestra propia Hiroshima.

El planteamiento no es nuevo. Asistimos en la actualidad al auge de nuevas consignas: VIVA LA PLUMA!! STOP PLUMOFOBIA!! Pero no se debe olvidar que el heteropatriarcado ya ha vivido conforme con la pluma desde hace muchísimo tiempo. La pluma divertida, la que va a misa de domingo o la que se santigua ante un trono. La que se casa de blanco y corta tarta con espada. La pluma que entretiene en locales, en cenas con espectáculo. La pluma sinónimo de calidad del modista. Esa pluma está en la base de cualquier organización familiar o grupo social de nuestras comunidades, pero esa omnipresencia no ha sido necesariamente productiva ni ventajosa. Se necesita más acción.

Terrorismo Queer

El terrorismo queer extremo nace en el seno de la lucha contra ISIS, en el marco de una venganza sangrienta quepromueve la matanza de fascistas. El que aquí se promueve es pacifista, conceptual y capazde intervenir los espacios globales, de evitar los guetos. La función del gueto ha de quedar relegada a una actividad cultivadora; servir de base y substrato para la causa pero nunca establecer sus límites: el 'terrorismo queer' se hace fuera de lo gay, tomando forma de ofensiva pacifista pero no desdeñando el uso de la insolencia. Su objetivo ha de ser la sociedad global y el público mainstream. Por ello, un medio 'gay' específico para un público específicamente gay corre el riesgo de imitar los mismos defectos capitalistas y patriarcales que perpetúan la cosificación e hipersexualización de un tipo de mujer concreto o de un sujeto queer determinado

  • Dónde encontramos terrorismo queer

En las primeras películas de Almodóvar se puede hallar el decálogo del movimiento marica patrio. Fueron 'metralla pura' disparada contra una sociedad inmadura e intolerante y convirtieron al director en el padre moral de lo queer en España. Pero por lo diferente del momento actual, donde ya todo se ha visto, interesa analizar un tipo de terrorismo que surge más como resultado y no tanto como acción. Un terrorismo que se inmola en lo cotidiano sin necesidad de acometer la bendita violencia de Pepi, Luci, Boom... o de La Santa QueerCristina La Veneno, que fue una de las grandes pioneras en nuestra televisión pese a que su producto, tan outsider, fuese inmediatamente enmarcado en lo freak.

Veamos algunos ejemplos más actuales, menos ofensivos pero no menos importantes:

  • Usar la pluma amable para asomarse a la audiencia generalista y con ella hacer cuatro horas de directo PURO QUEER es una forma de terrorismo pacifista que hay que reconocerle a Jorge Javier Vázquez y no a otros presentadores abiertamente gay. Su importancia radica en la propia necesidad del presentador de mostrar su flirteo con los concursantes tal y cómo sucedería en un ámbito más privado, aludiendo a situaciones sexuales explícitas que para un gran sector de la audiencia aún resultan incómodas. Pese a lo clásico de su activismo no se le puede restar importancia en base a su proyección.
  • Brays Efe vestido de Paquita Salas y practicando sexo con Andrés Pajares (o con cualquier otro Pajares) eleva el nivel al de terrorismo soft-punk, pues invade y sodomiza a un tótem patriarcal de primer nivel, una reliquia cultural del macho made in Spain. El resultado es exquisito.

  • Soy una pringada arremetiendo contra la heterosexualidad y vengando a través de Youtube tantos siglos de insulto homofóbico al colectivo, se catapulta como líder natural del movimiento; la Bin Laden de lo queer, líder ideológica de la guerrilla marica.
  • La Prohibida inmolándose con otras valientes en la cabalgata de Reyes Magos, se encumbra como otra de las Reinas máxima del movimiento. Una reina en la que además convergen tanto el terrorismo queer ejecutante como la ofensiva del prejuicio patriarcal que impide que su último trabajo discográfico sea reconocido como un producto pop mayúsculo.
  • Putochinomaricón; terrorista queer y antiracismo new age. Hijo de la inmigración, tiene en sus letras y en su puesta en escena el sueño no vivido de la canción protesta milennial. Su exquisito pop es firme candidato a abrazar el mainstream, al menos en redes, y de conseguirlo supondría un salto cualitativo impresionante pues alcanza a un público mucho más joven donde las fronteras y las identidades sexuales son fluctuantes, móviles. Ignorar la fuerza de Chenta Tsai es ignorar propiamente al futuro.

Se pueden echar en falta en ésta lista a decenas de personajes queer, pero se requiere de un análisis conciencudo de cada perfil antes de poder distinguir qué gestos son simplemente pop, cuáles surgen por tendencia, de aquellos otros que en realidad construyen mensaje social efectivo. Además, se han obviado a cientos de artistas y creadores que elevan el producto queer a la categoría de arte, que llevan años haciéndolo at través de canales minoritarios, con propuestas más elitistas de las que se extraen y banalizan muchos aspectos, pero cuyo público no es tan general como el que aquí destacamos como objetivo; el mainstream, que es el verdadero destinatario del intervencionismo y un auténtico escondite para psicópatas de la moral.

https://www.lanietadelconde.com/

ESPACIO ECO