BLOGS
06/03/2019 07:25 CET | Actualizado 06/03/2019 07:25 CET

El Mobile World Congress ‘va sobre ruedas’

Un año más el Mobile World Congress ha sido un éxito de audiencia (109.000 personas), y se supone que de impacto económico (473 millones de euros). Muy a pesar de que se instrumentalice para toda una serie de luchas y batallas, consecuencia de intereses creados por distintos agentes que poco tienen que ver con el evento, y a quienes preocupa poco el daño que puedan hacerle a la marca Barcelona. Lo hacen desde el independentismo con sus gestos, y lo hacen sectores industriales y de servicios con sus recurrentes huelgas. No está de más recordar que este evento juega en la liga mundial de grandes congresos, y está en el top 3 de los eventos vinculados a la tecnología. Debemos valorar su importancia en un contexto global.

Sorprendentemente desde hace unos 5 años, hay más y más sectores integrados en el MWC, que originalmente solo contaba con terminales de telefonía, componentes de hardware y soluciones de gestión de infraestructuras de telecomunicaciones.

Uno de los sectores que no para de crecer dentro del MWC es el de la movilidad : no ya el de los automóviles, que parece claro para todos los agentes relevantes del mismo que no tiene sentido tal y como lo conocíamos, sino el de prestatarios de servicios de movilidad, en un futuro de vehículos conectados, autónomos, compartidos y eléctricos. Utilizo estas 4 claves -conectados, autónomos, compartidos y eléctricos- porque parece que ya han sido asumidas por todos los agentes nuevos y tradicionales del transporte, incluidas algunas instituciones y reguladores. Y no hablo solo del transporte por carretera sino de todos los tipos de transporte, ya que hoy en día operadores de infraestructuras puros y duros, o empresas aeronáuticas se denominan a si mismos operadores de movilidad. Quizás para algunas no sea más que un buen ejercicio de comunicación interna... o externa, quien sabe.

Photo by Ciel Cheng on Unsplash

Ha sido remarcable el uso del MWC por parte de 2 de los grandes grupos automovilísticos, líderes en el sector de vehículos de alta gama y servicios Premium, y reconvertidos en empresas de movilidad, al menos parcialmente por el momento. Me refiero al anuncio, por parte de los grupos de Daimler y BMW, de unir esfuerzos por crear el operador más grande y completo del sector de los servicios de movilidad, uniendo sus divisiones de servicios más avanzadas y vanguardistas bajo unas nueva marcas asociadas en una colección de joint ventures. Así mismo, han conseguido alinear unas intervenciones de suma importancia dentro del MWC, liderando paneles de discusión y debate sobre el futuro de la movilidad, especialmente en entornos urbanos.

Las cinco joint venture son:

  • Reach Now para servicios multimodales

  • Charge Now para servicios de recarga

  • Free Now para servicios de taxi

  • Park Now para servicios de estacionamiento

  • Share Now para servicios de coche compartido

Esto no solo supone la suma de soluciones que tendían a competir, sino que les permite sumar presencia potente en geografías complementarias. Les da además una posición prominente en un sector por crear, donde otros actores distintos (como pueden ser Google con Uber o Waymo, una de las empresas líderes en el desarrollo del coche eléctrico y autónomo) contra los que no competían tradicionalmente, ya están posicionados.

Por eso estos días BMW y Daimler han aprovechado 'el subidón' mediático y han anunciado su intención de trabajar juntos, en formato 'alianza estratégica' para diseñar, desarrollar y fabricar sus propias soluciones, plataformas y modelos de vehículos autónomos.

Photo by Edward Virvel on Unsplash

Estos movimientos empiezan a ser normales, antes lo habitual era encontrar a empresas tecnológicas puras desarrollando soluciones de movilidad por lo complejo y tecnológico de los retos. Como las startups que lanzan cientos de patinetes eléctricos en decenas de ciudades de los 5 continentes, sin esperar a que se regule su circulación, testando modelos diferentes y propuestas de valor variadas. Pero no era habitual encontrar operadores tradicionales, de infraestructuras por ejemplo, como puede ser Acciona, lanzando servicios de transporte multimodal, como el alquiler de motos y patinetes eléctricos por ejemplo.

En resumen, poco a poco asistimos a esa transformación del MWC, gestionado por la GSMA, la asociación de operadores de telefonía móvil, a quien le interesa integrar todos aquellos sectores que planteen futuros conectados, e inteligentes. Después de todo, por sus 'cables' y satélites pasaran todos esos millones de datos sobre nuestras vidas, y sobre nuestros movimientos en este caso.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs