BLOGS
21/11/2018 07:14 CET | Actualizado 21/11/2018 07:14 CET

Por qué no asistimos a la era del cambio, sino un cambio de era… 'industrial'

Pixabay
Contenedores de mercancías en un puerto.

La industria hiperconectada o 4.0 se caracteriza por la generación, procesamiento y toma de decisiones en base a cantidades ingentes de datos, de forma continua, generalmente en remoto, y que involucran a muchas mas cosas que a personas.

En este sentido hemos de entender que la digitalización de la realidad industrial es necesaria para poder avanzar, y mejorar la productividad de forma mas rápida y consistente, haciéndola más competitiva. Gracias al procesado de información (datos) de forma continua, una y otra vez, buscando patrones, fallos, alertas, etc. se puede gestionar en 'tiempo real' cualquier suceso o incidencia, y generar modelos predictivos para anticipar eventos, y lo que es mas importante: mejorar los procesos de tratamiento del producto, y por consiguiente su calidad.

Esto se traduce en tener la posibilidad de monitorizar, gestionar y aprender de todo lo que sucede en el entorno productivo, y esto habitualmente se consigue a través de lo que se conoce como los gemelos digitales o digital twins en inglés.

Se digitaliza todo lo que sucede en distintos procesos, esenciales o no, cuantos más mejor, incluso en algunos de los eslabones de la cadena de valor externos a la que pertenece, tanto anteriores como posteriores a la producción en sí. Es decir, los anteriores: compra, transporte, almacenamiento y uso de la materia prima, para posteriormente: almacenar, transportar y entregar o volver a almacenar y distribuir el producto final al cliente final.

La industria 4.0 busca ser mas sostenible, menos contaminante, más eficiente, menos reactiva y más personal

Algunas fábricas son capaces de crear gemelos digitales de todo, y todo es 'todo', no solo de las máquinas con las que se produce, trata o empaqueta el producto, sino del producto mismo, su empaquetado, la etiqueta, la caja que contiene X unidades, el pallet que lleva N cajas, etc. Por ejemplo, identificando cual es la etiqueta de un yogur en concreto, se puede ver si hay fallos en el etiquetado si este no coincidiera con el producto, o con el de la caja que contiene X unidades, o con la orden de fabricación, o la orden de venta, etc.

Otro elemento esencial sobre el que gira la Industria 4.0 es el de la customización o 'personalización' de la producción, el customized output que dirían los anglosajones para referirse a un producto final ajustado a una demanda concreta y específica, por ejemplo: ¡la mía! ¡O la tuya!

Esto permite alcanzar objetivos o beneficios, que van mucho más lejos que la propia rentabilidad de dicha empresa y que tienen que ver con la sociedad a la que pertenecen y en la que se integran.

El hecho de disponer de capacidades para producir de forma personalizada genera beneficios muy evidentes: la reducción de inventarios, la adaptabilidad a la demanda, la reducción del kilometraje en la distribución y con ello los gastos asociados al transporte, etc.

En resumen, los gemelos digitales permitirán una gestión smart de la producción, posibilitando que se haga más personalizada

El modelo productivo puede devenir local de nuevo, poniendo en valor la cercanía al cliente final, y el menor impacto ambiental. La industria 4.0 busca ser mas sostenible, menos contaminante, más eficiente, menos reactiva y más personal. Al contrario de lo que ha ocurrido en las recientes décadas pasadas de globalización, donde se producía mucho de lo mismo en un sitio, para alcanzar las economías de escala necesarias para ser competitivos, a parte de para aprovechar los salarios mas bajos posibles, allí donde estuvieran, y luego se transportaba esa producción todos los kilómetros que hiciera falta, hasta llegar al consumidor.

El modelo productivo 'hipercustomizado', puede poner freno al éxodo industrial, y revertirlo. Generando nuevas oportunidades de negocio y de empleo allí donde están los consumidores, los clientes, y con todo esto generar un impacto social considerable, desarrollando nuevas profesiones y creando nuevos empleos. Además de contribuir a la conservación del planeta, con la reducción de las emisiones de CO2 que hoy empañan esos logros de producción deslocalizada a escala global.

En resumen, los gemelos digitales permitirán una gestión smart de la producción, posibilitando que se haga más personalizada. En breve veremos hacía donde nos llevan estos avances tecnológicos aplicados a la industria.

Seguiremos...

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs