BLOGS
18/07/2015 09:49 CEST | Actualizado 17/07/2016 11:12 CEST

El futuro de Europa está en juego

Respuesta pública a Sigmar Gabriel y Martin Schulz, en referencia a su carta dirigida a los miembros del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) "Un nuevo programa de ayuda para Grecia".

Querido Sigmar, querido Martin:

El lunes, cuando abrimos nuestras bandejas de entradas y leímos vuestra "carta dirigida a los miembros del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD)" no sabíamos si reír o llorar. Que presentéis la privatización, los recortes sociales y el rechazo a una solución eficaz que necesita con urgencia una reducción de la deuda, como superar "una prueba histórica", gracias a la cual Europa ha reforzado su unión, es un completo disparate.

Una vez más, os preocupáis más por "los contribuyentes alemanes" que por los ciudadanos griegos que están atravesando una crisis económica y social existencial.

Nuestro alivio inicial sobre el acuerdo entre los presidentes y líderes del Eurogrupo y el rechazo a las fantasías de Wolfgang Schäuble sobre la salida de Grecia del euro no ha durado mucho tiempo. Para nosotros todavía prevalecen la preocupación y la decepción. No se vislumbra ninguna solución para la reducción de la pobreza y la recuperación económica de Grecia. La fallida austeridad se impondrá una vez más a todas las razones económicas. Las inversiones que necesita urgentemente deberán ser financiadas mediante privatizaciones.

Todo esto sin olvidar que la polémica sobre la salida de Grecia del euro ha deteriorado la cohesión en Europa y los valores europeos. Aun así, la lista de exigencias a Grecia contiene antiguas y erróneas medidas. Se trata de recortes de las pensiones, recortes sistemáticos del gasto, subida de impuestos y la privatización de bienes públicos, es decir, ¡se trata de las mismas políticas fallidas de austeridad de los últimos años! De este modo, la economía griega continuará empeorando y la crisis europea se agravará.

Formamos parte de una generación joven que se ha criado con la Unión Europea y las ideas de paz y libertad. Estas ideas parecen estar en peligro ahora más que nunca. Estamos comprometidos con las Juventudes Socialistas Europeas (YES) y con la Unión Internacional de Juventudes Socialistas (IUSY), la federación central internacional de los jóvenes socialistas que cuenta con más de 100 años de historia y más de 100 asociaciones.

Nuestros camaradas europeos y de todo el mundo nos comunican su preocupación y su creciente incomprensión acerca de la actitud de la socialdemocracia alemana. Nosotros compartimos esa incomprensión. No aceptamos que la dirección del Partido Socialdemócrata sea partícipe e impulsora de la política conservadora de austeridad liderada por Merkel y Schäuble.

Queda muy poco de aquel Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) y de ti, Martin, como principal candidato, por el que muchos jóvenes socialistas alemanes y también muchos de nuestros camaradas de organizaciones hermanas salieron a las calles el año pasado durante la campaña electoral. Ese era el Partido Socialdemócrata en el que depositamos nuestra confianza para que cambiara Europa. Un Partido Socialdemócrata del que esperábamos que hiciera una Europa no sólo más abierta y solidaria, sino también más democrática. El Partido Socialdemócrata, que supuestamente representaba esos valores, no sólo nos ha fallado durante los debates sobre los refugiados, también en la crisis griega hemos visto que no ha sido capaz de satisfacer nuestras esperanzas.

La propuesta que el ministro de Finanzas alemán, Schäuble, presentó el fin de semana pasado sobre una salida temporal de Grecia del euro, era inaceptable y ha provocado una grave pérdida de confianza en Europa. Ante semejante propuesta, esperábamos una clara protesta del Partido Socialdemócrata. Que tú, Sigmar, hayas reivindicado en Facebook que la propuesta debe ser examinada objetivamente, también ha supuesto una gran pérdida de confianza de muchos jóvenes socialistas alemanes en tu persona como presidente del Partido Socialdemócrata. Que una vez más hayas vuelto a cambiar tu opinión sobre este asunto apenas cambia nada.

Hace unas semanas asistimos al Congreso del Partido de los Socialistas Europeos. Tú, querido Sigmar, no estabas presente. Es una lástima, y además pone de relieve la importancia que el Partido Socialdemócrata otorga al Partido Socialista Europeo (PES). Esto no sólo es triste, sino también es una vergüenza para un partido que se considera precursor de la idea de Europa.

Nos hubiera gustado un debate más intenso sobre un cambio de política en Europa. Las altas exigencias del Partido Socialdemócrata sobre las decisiones en materia de personal dentro del PSE también deben reflejarse en la participación y el contenido. Queremos que el Partido Socialdemócrata vuelva a ser percibido como un partido europeo, y para ello tiene que trabajar por un claro fortalecimiento del PSE y participar activamente en él.

Junto con nuestras organizaciones asociadas en las Juventudes Socialistas Europeas (YES) y la Unión Internacional de Juventudes Socialistas (IUSY), luchamos por un verdadero cambio político en Europa. La responsabilidad de garantizar un cambio en Europa, de recuperar la confianza perdida y de que en el futuro podamos vivir en un continente social y pacífico, depende en gran medida de vosotros. ¡Utilizadlo!

Saludos socialistas e internacionales.

Este artículo se publicó originalmente en la edición alemana de The Huffington Post y ha sido traducido del alemán por María Ulzurrun.