BLOGS
18/11/2018 09:43 CET | Actualizado 19/11/2018 09:30 CET

¿De qué va lo de Rosalía y Andalucía?

Wikipedia
Andalucía.

"Es solo música", me decía alguien, "qué más os dará lo que diga o lo que haga"... Pues después de reflexionar, desde mis años en el exilio laboral que ahora me tiene en estos tiempos en Barcelona, esto es lo que pienso. Es cortito, lo prometo:

Esto no es solo música. No va de lo que es el flamenco, y en el fondo, ni de Rosalía. Va de respeto y va de Andalucía.

Va de que todos los días, desde la "Marca España" a la "última evolución del flamenco" entre otros, roben tus símbolos, tus hablas, tu forma de ver la vida y tu futuro. Pasarlos por la trituradora del marketing, del dinero, las ventas y el negocio. Que otros que solo han pisado Andalucía para emborracharse, lo simplifiquen y lo reduzcan a una caricatura de una cultura milenaria donde han cohabitado las civilizaciones con más esplendor del mundo occidental, y reducirlo a "tra tra".

Va del uso torticero de las caricaturas, del pues "yo pensaba que los andaluces erais más graciosos", "Anda, cuéntame un chiste". Del "qué arte". Va de anuncios de la Feria de Abril de Barcelona, de tablaos flamencos en Balmes y de imanes con traje de gitanas en Las Ramblas. Va de jóvenes, y no tan jóvenes, andaluces se tengan que ir mientras esto pasa, porque en Andalucía solo se puede tomar el sol, beber, cantar y bailar. Va de que mientras se hace una portada de un vestido de lunares, nuestros mayores no tienen para vivir dignamente, mientras nosotros les cotizamos a los mayores de Madrid, Cataluña, Reino Unido y Alemania. Sitios que son hoy lo que son gracias a nuestro trabajo. Y encima nos intentan despojar de la propiedad ganada con nuestro trabajo, porque nos sobran ovarios para levantar cualquier sitio, menos Andalucía, porque no nos dejan y nosotros tampoco nos damos cuenta.

Se trata del qué mal habláis en el sur, no se os entiende, mientras la mitad de los nobeles de literatura de este país son andaluces. Se trata de familias que durante años se sacrificaron trabajando para que sus hijos estudiaran, pero los niños de 8 años de Castilla y León sepan lo que en Andalucía un niño de 10, que Tejerina solo es otra papafrita más. Se trata de que nos roben ese futuro que ellos querían para nosotros en extremo oeste de Eurasia, lejos de todas las cosas. Se trata de autocrítica, y de Celia Villalobos jugando al Candy Crush mientras se hace política o que siempre se habla de las elecciones andaluzas en clave nacional como laboratorio previo a las generales.

Se trata de que Andalucía, en su mutabilidad se adapta a lo que le echen, en paz, tolerancia y convivencia, ya hayamos tenido califas, reyes, dictadores, presidentes o reyes moros. Como Abderramán III o Boabdil, andaluces de cuna... y ante la envidia de cualquier nacionalismo con necesidad de héroes, no puedo no acordarme de "Guifre El Pilos"... hasta los Reyes Magos eran Andaluces.

Iyo, no estoy mosqueao, pero me da coraje. Porque alguien dirá que esto va de nacionalismo andaluz, y no lo es. Porque esto no va de música, va de respeto, cabesa. Lavié compare, va de que la materia prima de calidad siempre viene de Andalucía, y los platos caros se venden en por chefs explotadores de becarios de aquí y de allí. Va de políticas de empleo que vienen de Bruselas, pasando por el filtro de Madrid, al final tiradas por una ventana de la Junta de Andalucía en putas y cocaína. Y seguro que me dejo cosas, propias y ajenas, pero me tengo que ir a trabajar para levantar dos casas, la mía y en la que tengo que estar.

Esto va del respeto que no se nos tiene, porque no nos han dejado y nosotros no hemos sido responsables de cuidar. Va por supuesto, del respeto que tenemos que empezar a tenernos y exigirles a los demás.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs

ESPACIO ECO