BLOGS
19/11/2014 08:37 CET | Actualizado 18/01/2015 11:12 CET

¿Por qué tanta indignación con la portada de Kim Kardashian?

Cuando robaron y filtraron las fotos de Jennifer Lawrence y otras famosas desnudas, se produjo un enfado colectivo. No tanto hacia los hackers delincuentes como hacia las víctimas. Me resulta curioso que la mayoría de las críticas fueran de mujeres hacia mujeres.

Paper Magazine

Cuando, hace unos meses, robaron y filtraron por Internet las fotos de los desnudos de Jennifer Lawrence y compañía, se produjo un enfado colectivo. No tanto hacia los delincuentes que hackearon las cuentas de estas mujeres, violando sus derechos básicos (que es el tipo de indignación con la que yo me identifico), sino más bien hacia las víctimas. Obviamente, este enfado iba disfrazado de una "preocupación por la seguridad en Internet", pero las críticas más sinceras sonaban más a: "Si no quieres que filtren fotos tuyas desnuda, no te hagas fotos desnuda". Vale. Al igual que si no quieres que te estrangulen, no deberías tener cuello.

Me resulta curioso que la mayoría de las críticas fueran de mujeres, sobre mujeres. A las mujeres no les gusta que otras mujeres desnudas se hagan populares.

Ahora, Kim Kardashian y su portada frontal resuenan en todo el mundo. Sí, sí, parece que todos se han indignado. Es raro que un medio social no califique la imagen de Kim de "asquerosa" o "desagradable". De nuevo, la mayoría del enfado procede, aparentemente, de mujeres.

No es que sea fan de esta famosa, pero la foto me pareció interesante y divertida. Las mujeres desnudas no me indignan y, entre tanto barullo, pensé que faltaba algo, así que me puse a darle vueltas a las críticas...

"Tiene que respetar su cuerpo".

En primer lugar, ella no TIENE QUE HACER nada. Ya es una mujer madura y no está quebrantando la ley. En segundo lugar, creo que sí respeta su cuerpo. No está hablando mal de él, ni poniéndolo en peligro. De hecho, parece celebrarlo con orgullo.

"¡¿Y qué pasa con los niños?!"

Es cierto que con la omnipresencia de esta imagen en las redes, existen muchas posibilidades de que los jóvenes la hayan visto. Pero repito, sólo es una mujer sin ropa. No debería asustarnos. También escuché a una madre enfadada porque Kim Kardashian se había convertido en un modelo terrible. Sinceramente, esta foto no ha hecho nada para cambiar el estatus de Kim Kardashian para mí. Si lo que buscas es un modelo para los más pequeños, prueba con Eleanor Roosevelt o Malala Yousafzai.

"¡¡Es madre!!"

Claro, porque cuando te haces madre, dejas de ser todo lo demás: ni celebrity, ni emprendedora, ni amante, ni dueña de un culo. A ver, en la foto, Kim no está arrancando las alas a un insecto; no está haciendo daño a nadie. Cuando su hijo las vea algún día, probablemente pondrá los ojos en blanco y dirá: "¡Mamáááá!". Y fin de la escena.

"¡Está hecha de plástico!"

Ha habido mucha especulación sobre los logros quirúrgicos que podrían haber contribuido a la naturaleza sorprendente de la foto. No sé si será o no el caso, pero, la verdad, no es mi problema. Hay gente que decide moldear su cuerpo a su gusto. En cualquier caso, como ya he dicho antes, ningún animalito ha muerto en el proceso.

"¡Está photoshopeada!"

Estoy segura de que lo está. En eso consisten las revistas artísticas. La luz y el maquillaje también contribuyen al arte de la imagen. Kim no iba tranquilamente vestida con lentejuelas por la cocina de su casa cuando se encontró con un telón marrón de fondo y pensó: Mmmm... Creo que voy a servirme una copa de champán.

Se trata de una ilusión, una fantasía. Photoshop es una herramienta creativa. Asumidlo, todas las portadas de revistas pasan por el filtro de Photoshop.

"Lo hace para atraer la atención de la gente".

Efectivamente, a eso se dedican las celebrities.

"No tiene elegancia. Da grima".

Ya he pillado que es eso lo que opinas. La solución es que no poses desnuda para revistas ni hagas equilibrios con el culo. Por lo demás, mejor cállate. ¿Acaso es elegante hacer comentarios negativos sobre el cuerpo o las decisiones de alguien?

"Lo hace por dinero. ¡Como si lo necesitara!"

No sé si lo necesitará o no, pero sí sé que yo preferiría posar para fotos en las que me paguen antes que descubrir que han robado y publicado fotos mías sin mi consentimiento.

"Es un reflejo insulso y sin talento de las ansias de fama en nuestra sociedad".

Quizás. Pero aquí estamos todos, hablando de ella.

Por tanto, como no he oído un argumento convincente sobre por qué debería ofender ver a una mujer desnuda con el culo grande en una revista, me he puesto a especular sobre por qué a muchas mujeres les parece tan incómodo.

¿Es porque nos sentimos inseguras cuando vemos un cuerpo sorprendente? ¿Es porque nos da celos que la gente -o nuestra pareja- lo desee? ¿Estamos resentidas porque nosotras no debemos salirnos de los límites del decoro, mientras los semejantes de Kim Kardashian hacen lo que les da la gana bajo la perfecta iluminación de Hollywood? ¿Es que odiamos a las promiscuas y a cualquiera que envíe mensajes promiscuos? ¿Es que pensamos que no podemos alcanzar la libertad sexual? ¿Creemos que las mujeres que buscan la atención de los demás son peligrosas?

No conozco la respuesta a ninguna de estas preguntas. Lo único que sé es que hacer equilibrios con una taza en el culo es difícil y que necesito otro café.

Este post fue publicado originalmente en la edición estadounidense de The Huffington Post y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano.

PULEVA PARA EL HUFFPOST