BLOGS
11/01/2016 07:00 CET | Actualizado 11/01/2017 11:12 CET

Honestidad, una palabra solitaria

lola morenoMe puse a pensar qué desearía la noche mágica, cuando sonaran las campanadas que marcan un nuevo tiempo, ése que soñamos lleno de posibilidades y de cambios a mejor. Y vino a mi mente una imagen de hacía sólo unos días.

"Resume tu año en tres palabras", leía hace nada en la red que nos limita los caracteres. No supe qué poner, supongo que porque más que condensar lo ya pasado, me interesa lo que está por venir. Así que me puse a pensar qué desearía la noche mágica, cuando sonaran las campanadas que marcan un nuevo tiempo, ése que soñamos lleno de posibilidades y de cambios a mejor. Y vino a mi mente una imagen de hacía sólo unos días.

Mi hija pequeña escribía en la pizarra de una clase mientras yo acababa unos informes: familia, amor, paz, honor, silencio, respeto, honestidad... Pensé que en ese vasto mundo que ella garabateó desde la inocencia de su infancia tenía que encontrar mi respuesta. Y pensé que sólo una de ellas la contenía ya y posibilitaba al resto. Rápidamente llegó a mi cabeza la letra de una canción de Billy Joel para ayudarme en la elección: "una palabra tan solitaria que sólo se escucha alguna vez y es lo que más necesito de ti, todos son tan falsos..." Y recordé tantos momentos vividos a lo largo de tantos años desde diferentes ámbitos: política, trabajo, relaciones personales...

Con las elecciones recién pasadas, con el país medio del revés enganchado entre el miedo al cambio y la necesidad de encontrar nuevos caminos de posibilidad; con el caduco sistema educativo cargado a la espalda de tantos docentes a los que les falta aire para respirar, de tantos alumnos resignados u otros que abandonaron hartos de tedio; con una sociedad guiada por medios de comunicación parciales, obsoletos, interesados en vender las desgracias ajenas para intentar paliar las nuestras; con unos compromisos personales que dejan de serlo ante el mínimo interés; con un mundo imbuido en el egoísmo y el provecho personal... sólo necesito una palabra que desear: honestidad. El resto, llegará.