BLOGS
12/09/2018 07:10 CEST | Actualizado 12/09/2018 07:10 CEST

Así que pasen diez años más

PIXABAY

Esta semana se cumplen diez años de la quiebra de Lehman Brothers, para nosotros, del inicio de la Gran Recesión. De la crisis, vaya, que ya es parte fundamental de nuestro vocabulario. Sólo diez años, o diez años nada menos, que nos cuesta trabajo recordar cómo eran antes las cosas. En general, y en nuestro mundo en particular.

Porque aunque hayan "decretado" el fin de la crisis, aunque se haya recuperado el PIB y todas esas zarandajas de macroeconomía que se empeñan en explicarnos, ya nada es lo mismo. Una década ha servido para dar la vuelta como un calcetín a casi todo. A la igualdad, a la justicia, al bienestar, a la solidaridad y a gran parte de los valores democráticos que, con todas sus imperfecciones, nos habían servido hasta ahora. De aquellos polvos de los recortes, los despidos, los desahucios, la pobreza y el fin de la clase media, vienen los lodos de la desconfianza, de los partidos ultranacionalista, del regreso de conceptos-fascismo, nazismo- que creíamos muertos y enterrados, del incremento del racismo y la xenofobia, del odio al diferente, de las reticencias a compartir ni un céntimo del escaso bienestar que nos dejan.

Ya casi no recordamos cuando nos compadecíamos de los mileuristas, o cuando la Sanidad nos ofrecía confianza

Han pasado diez años, y por aquello de los ciclos económicos que hemos estudiado siempre, lo de los dientes de sierra y que la economía se regenera, purga sus pecados, cumple la penitencia y sigue adelante, ya tendríamos que haber vuelto a tiempos mejores. Pero nada de eso. Bueno, sí. Los Bancos rescatados con nuestro sudor y nuestra sangre ya tienen beneficios. Los megaricos han aumentado y las grandes empresas multiplican sus ingresos. No me consta que ningún banquero se haya suicidado en esta época, abrumado por la situación, y tal y como ocurrió en otras grandes crisis. Sin embargo, sí hay una triste lista de ciudadanitos de a pie que en su momento tiraron la toalla agobiados por la pérdida de sus ahorros, de sus pequeños negocios, de su vivienda. Y una lista aún mayor de trabajadores pobres, de personas que malviven con salarios de hambre, de huchas de pensiones rotas y de futuros inciertos y, en todo caso, imperfectos.

Ahora han decretado el fin de la crisis. Puede que alguien todavía se crea esa máxima propagandística de que una mentira mil veces repetida se convierte en verdad. A mí, cada repetición me indigna no mil, sino un millón de veces. Que no. Que no, que la crisis no se ha acabado para la inmensa mayoría, que el hecho de que en una familia de 10 pueda comer uno, no significa que haya salido el hambre de la casa. Por muchas veces que lo digan.

Decretan el fin de la crisis, corre ríos de tinta escritos con nuestros dolores, porque ya casi no recordamos cuando nos compadecíamos de los mileuristas, o cuando la Sanidad nos ofrecía confianza, cuando las pensiones de los abuelos no servían para que comieran hijos y nietos, cuando las "duras" jornadas de trabajo eran completas y se pagaban como tal, cuando los contratos de un mes, de ocho horas o de un ratito eran una excepción y no la norma...

Y un huracán arrancó el pueblo de cuajo, llevándoselo del suelo y de la realidad

Se acabó la crisis. Porque sí. Porque han pasado diez años. Y si tiene que pasar frío en invierno y calor en verano por que el recibo de la luz es imposible, pues se aguanta.

En Macondo nacieron niños con una cola de cerdo, el agua hervía sin fuego y algunos objetos domésticos se movían solos; hubo una peste de insomnio y otra de olvido y los huesos humanos cloqueaban como una gallina; un niño lloró en el vientre de su madre; el cura levitaba al tomar una taza de chocolate y Remedios La Bella ascendió a los cielos mientras doblaba las sábanas. Y un huracán arrancó el pueblo de cuajo, llevándoselo del suelo y de la realidad.

Todo mucho más real y más creíble que el fin de la crisis, diez años después.

Este post se publicó originalmente en el blog de la autora.

EL HUFFPOST PARA HONEST