BLOGS
07/03/2018 22:32 CET | Actualizado 08/03/2018 11:48 CET

De la cuna a la tumba: 1000 razones para la huelga

Getty Images

Vale que esto no es la India, o China, donde por razones de la política de hijo único o por evitar una futura costosa dote, es una tragedia que venga una niña al mundo. Vale que nos suenen a tebeo las imágenes de Hug el Troglodita eligiendo mujer a golpe de cachiporra y que ya no haya que meterse en un convento si no encuentras marido y que tenemos la enorme suerte de haber nacido en una parte del mundo en la que no hay que salir a la calle cubierta de los pies a la cabeza (acompañada de varón, por supuesto) y que no tenemos que aprender sí o sí, a bordar, cocinar y doctorarnos en limpieza de hogar y demás tareas domésticas.

Que sí. Que hay mujeres ingenieras, y magistradas, y científicas y banqueras de postín, y hasta con títulos nobiliarios disputados al primogénito varón a la luz de la Constitución y las leyes más o menos progresistas. Y que las universidades están llenas de mujeres, y los hospitales, de doctoras, cirujanas y no sólo enfermeras.

No me sirve eso de que hemos conseguido mucho. Menos si pensamos cuánto sudor y sangre ha costado conseguir lo que al otro sexo le ha venido dado por eso, por razón de sexo

¿Y qué? No me sirve eso de que hemos conseguido mucho, que hemos alcanzado logros impensables hace tan sólo un siglo. Puede que sea para estar contentas, pero nunca para estar satisfechas. Menos si pensamos cuánto sudor y sangre ha costado conseguir lo que al otro sexo le ha venido dado simplemente por eso, por razón de sexo.

De la cuna a la tumba, las mujeres tenemos mil razones para ir a la huelga. Y los hombres de bien, también. No creo que haya ninguna de nosotras, incluidas las que abominan del feminismo, las que han firmado un manifiesto en el que detallan los horrores de la vida de la mujer en otros puntos del planeta, para subrayar lo bien que estamos nosotras, que no haya sentido, en uno u otro momento de su vida, que las cosas hubieran sido distintas de haber nacido varón.

Igual no las habrían molestado en el metro o en el autobús, ni alguien se hubiera arrimado de más o le hubieran espetado "fea", de ser poco agraciada; o no le hubieran preguntado si tenía hijos o pensaba quedarse embarazada a la hora de buscar trabajo, como no se lo preguntan a los hombres. Y con un poco de suerte, hasta cobrarían un 20 ó un 30 por ciento más por realizar igual trabajo.

El siglo XXI tiene que ser el siglo definitivo porque, hoy por hoy, sigue habiendo muchas, muchísimas razones para participar y apoyar una huelga de mujeres

Muchas, objetivamente, no nos podemos quejar. Pero siempre en comparación de cómo están otras. Por el contrario, tenemos todas las quejas del mundo si nos comparamos con los hombres. En todas las etapa y en todos los aspectos de la vida.

Siempre he pensado que el XX era el siglo de las mujeres. El de la revolución incruenta más exitosa de todas, donde cada generación conquistó más derechos y libertades que la anterior, tanto en el ámbito público como en el privado. Parecía que no había vuelta atrás. Que cada centímetro avanzado nos acercaba más a la meta de la igualdad real y que nadie podría quitarnos, nunca, nunca, lo que tanto nos había costado conseguir. Pero todo es susceptible de empeorar. Y en todos los sentidos.

Y ya estamos en el XXI, el que tiene que ser el siglo definitivo porque, hoy por hoy, sigue habiendo muchas, muchísimas razones para participar y apoyar una huelga de mujeres. Decía en el título que desde la cuna a la tumba porque, por cierto, no hay ninguna mujer en el Panteón de Hombres Ilustres.

A mí se me ocurren un montón que lo merecerían.

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blogs

EL HUFFPOST CON NETFLIX