BLOGS
08/02/2018 07:32 CET | Actualizado 08/02/2018 07:32 CET

El mar de Sorolla

Getty Images

Esta vez han sido 16. Nada más. Nada que ver con esas cifras de cientos, o miles, con las que periódicamente nos sobresaltamos por un ratito. Claro, que la noticia ha impactado, ha corrido como la pólvora, porque el "descubrimiento" de dos decenas de cadáveres flotando en el mar, se ha hecho desde un buque de pasajeros en las proximidades de Melilla. El "Sorolla". Triste coincidencia de la muerte con las escenas placenteras del Mediterráneo hermoso y plácido que tanto y tan bien retrató el artista valenciano.

Sorolla no es hoy sinónimo de playas doradas, ni de escenas marineras, de niños jugando en la arena, rubios y blancos, ni de impecables damas vestidas de blanco. Ya no es blanco. Es negro, como la muerte. Como el color de la piel de los muertos que se echaron al mar pensando, tal vez, que seguía amable y luminoso. Como en los cuadros.

Que seguía siendo el mar de todos. El Mare Nostrum. Que el cuento no había cambiado. A lo largo de la historia del Mediterráneo, que es la historia de la Humanidad, personas de todas las épocas, de todas las razas, colores y creencias han surcado sus aguas buscando horizontes, rutas comerciales y nuevos territorios. El mar ha servido para ensanchar el mundo, para compartir culturas y proyectos de vida. Puente entre Europa, Asia y África. Canal de comunicación con el inmenso océano Atlántico, con el mar Rojo, con el Negro. Una enorme masa de agua que permitió el desarrollo de Mesopotamia, de Egipto, de Persia, de Fenicia, de Cartago, del colosal imperio de Alejandro, de Grecia, de Roma, del Islam, de la dominación otomana. Hasta la democracia nació en sus orillas...

Estremece saber que el Mediterráneo se ha convertido en una barrera casi infranqueable, en un inmenso cementerio, que en sus fondos, se pudren miles de cuerpos

Y ahora estremece saber que se ha convertido en una barrera casi infranqueable, en un inmenso cementerio, que en sus fondos, se pudren miles de cuerpos de los que buscaron en el mar el camino hacia la vida. Las aguas del Mare Nóstrum se han tragado decenas de miles de muertos en los últimos años. Todos ellos buscaban, como se ha hecho a lo largo de los siglos, una nueva ruta. La de la vida.

No sé en qué momento hemos decidido que el Mediterráneo nos pertenece sólo a nosotros, que es nuestro mar y nadie más-salvo que sea en cruceros y previo pago, como en el "Sorolla", tiene derecho a transitar por las vías que abrieron todas las civilizaciones del mundo y que desde el llamado primer mundo nos hemos encargado de blindar.

Miramos de reojo las imágenes de televisión, nos compadecemos unos momentos con las caritas de frío de los niños rescatados, o nos escandalizamos con las largas hileras de ataúdes en la orilla. Si tenemos tiempo, hasta decimos eso de ¡pobres gentes!, y dedicamos un rato a comentar los sueños rotos de decenas de familias. Y pasamos página.

Creo que no podré bañarme nunca en las cálidas aguas de cualquier playa mediterránea sin que me ahogue el sentimiento de culpa, sin que la imagen de sus orillas cubierta de cuerpos pulcramente tapados con sábanas, me haga salir como un rayo de esas aguas que no me pertenecen. De ese mar que es menos nuestro que nunca, porque en el fondo están todos aquellos con los que no quisimos compartirlo. Nunca podré hacer un crucero de placer sin mirar inquieta al horizonte, buscando pateras o cuerpos inertes.

Nunca podré admirar con los mismos ojos un cuadro de Sorolla.

Este post se publicó originalmente el blog de la autora.

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blogs

ESPACIO ECO