BLOGS
12/03/2019 07:26 CET | Actualizado 12/03/2019 10:07 CET

La niña

Reuters
Greta Thunberg.

Si hablamos de clima, y de La Niña, todos pensamos por escasos que sean nuestros conocimientos de meteorología y corrientes marinas, en esa fase fría o segunda parte de El Niño, que tantos disgustos da en el Pacífico sudamericano.

Desde luego, no pensamos en una menudita pre-adolescente, pecosa y con largas trenzas, vestida de una forma un tanto estrafalaria, como su "paisana" sueca Pippi Calzaslargas, aunque sin mono y sin caballo de lunares. Y sin embargo, Greta Thunberg nos ha demostrado, después de avergonzarnos y abochornarnos, que tiene más fuerza que las corrientes y los ciclones y, por supuesto, más decisión y más conciencia que todos los gobiernos del mundo juntos.

Greta, que tiene Asperger, un tipo de autismo que dificulta las relaciones sociales -"pero que puedo gestionar"- decidió hace unos meses, cuando Suecia vivía el verano más caluroso en 262 años de registros oficiales y los incendios devoraban los bosques, que había que hacer algo más que estudiar el cambio climático en la escuela. Y aunque tiene claro que "no deberíamos tener que faltar a clase por luchar contra el cambio climático", se plantó con una pancarta frente al Parlamento y ahí estuvo todo el día, y el otro y el otro...

Al principio, sus compañeros de clase no aceptaron la huelga; pero su determinación caló dentro y fuera del país. Son los viernes de justicia climática, en los que miles de jóvenes, de Australia a Estados Unidos, a numerosos países de Europa, se están empezando a movilizar, mientras los gobernantes miran impasibles cómo se acumula el plástico en los océanos, cómo se derrite el hielo y sube el nivel de los mares; cómo escuchamos un día sí y otro también las anomalías en la floración de los árboles, en la emigración de las aves, en la desaparición de las abejas o de decenas de especies animales, confundidos o expulsados de sus hábitats naturales por la infame mano del hombre.

No es tan difícil, desde nuestra edad madura, entrar en la cabeza de estos chicos y chicas que, con toda la vida por delante, ven aterrados cómo se quedan sin bosques, sin peces, con mares y ríos sucios...

Es terrible que tengan que ser chavales como Greta quienes den la voz de alarma, la de verdad, más allá de los sesudos informes, recomendaciones y demás, que van directamente a la papelera, porque nadie los toma en consideración. No es tan difícil, desde nuestra edad madura, entrar en la cabeza de estos chicos y chicas que, con toda la vida por delante, ven aterrados cómo se quedan sin bosques, sin peces, con mares y ríos sucios y ciudades en las que cada vez es más difícil respirar.

Y se nos acaba el tiempo. Greta Thunberg tardó casi 40 horas en llegar a Davos en tren, que contamina menos que el avión, mientras que los asistentes a la cumbre fletaron 1.500 jets privados. Espero que al menos les tocara las conciencias la reprimenda enérgica de la chica sueca, "Nuestra biosfera está siendo sacrificada para que los ricos de países como el mío puedan vivir lujosamente; pero el sufrimiento de muchos está pagando los lujos de unos pocos".

Y su exigencia final: «Quiero que entréis en pánico y que actuéis como si nuestra casa estuviera en llamas. Porque es así».

Este post se publicó originalmente en el blog e la autora.

ESPACIO ECO