BLOGS
18/07/2018 07:24 CEST | Actualizado 18/07/2018 07:25 CEST

Sangre real

EFE
El rey Felipe V, junto a la reina Letizia y los reyes eméritos, Juan Carlos y Sofía, en una imagen de archivo.

De toda la vida sabemos que los reyes, en general, son distintos a nosotros. Que aunque no venga en el Génesis, Dios creó al hombre, a la mujer y luego, a la Monarquía. Y la situó por encima del bien y del mal y, por supuesto, del resto de los mortales. Así es, y así nos lo han contado, desde pequeñitos.

Mientras intento digerir el torrente de declaraciones vertidas por esa princesa de tres al cuarto, la tal Corinna, que al parecer tiene sangre real, y las también supuestas y lucrativas andanzas de nuestro Rey emérito, me viene a la cabeza uno de esos cuentos de Andersen, de los troquelados de toda la vida, que leí cuando apenas aprendía a juntar las letras: La Princesa y el Guisante. Seguro que a todos os suena, pero lo resumo rápidamente para los que aún no peinan canas. Una reina, empeñada en buscar la mejor esposa para su hijo, somete a todas las candidatas a una dura prueba, la de detectar un guisante colocado bajo veinte colchones. Sólo así se sabría si su sangre real era auténtica. Docenas de candidatas fueron desechadas, hasta que llegó la auténtica princesa, que se levantó llena de moratones por la molestia de la dichosa bolita verde.

Y se casó con el Príncipe, y comieron perdices y todas esas cosas.

Pues eso, que son diferentes. Imaginaos mi estupefacción, máxime cuando, en la época del cuento, yo dormía aún en colchón de lana. De esos llenos de bultos que no había forma de colocar, y que te absorbían literalmente cuando te tumbabas en la cama. Se movían contigo, dándote la sensación de estar en un barco a la deriva, por lo que se balanceaban a cada cambio de postura. Y pensaba en el guisante, en cómo podría notar alguien una cosa tan pequeña, sin confundirla con los nudos de la lana.

Capaces de vivir en su burbuja de palacios, yates, cacerías, viajes exóticos y demás, con la única obligación de salir a saludar de cuando en cuando

El cuento, como todos, tenía un mensaje. La realeza era muy especial, desde la cuna. Capaces de vivir en su burbuja de palacios, yates, cacerías, viajes exóticos y demás, con la única obligación de salir a saludar de cuando en cuando. Y cobrando generosamente por ello, claro. Sin despeinarse.

Así es como tiene que ser. Lo hemos aprendido desde pequeños. ¿Quién no ha leído un cuento de príncipes y princesas? Guapísimos, apuestos, bellas hasta quitar el aliento, viviendo felices desde la primera línea hasta el y colorín colorado...

Ahora que he crecido, que los colchones de lana son un mal recuerdo y que sé casi todos los cuentos, la vida para los personajes de sangre real sigue más o menos igual. Hasta ha mejorado. Los personajes ya no son de ficción, que han traspasado las tapas troqueladas del cuento y han sentado sus reales aquí mismo, en nuestro mundo.

Y todos pasando de puntillas, que hablamos de sangre real y las consecuencias pueden ser terribles.

El tema daría para más que un puñado de páginas ilustradas. En la era de lo audiovisual, daría para una película, o una serie de esas interminables con un puñado de personajes principales y un sin sinfín de secundarios. Sacerdotal. Un rey emérito, con sus correspondientes hijos, hijas yernos , nueras, primos y demás familia, una "amiga entrañable", también princesa, que está cantando la Traviata por despecho, no sabemos si amoroso o económico, un comisario vengativo, algún empresario de postín, de esos que sólo se codean con la realeza, los servicios secretos...

Y todos pasando de puntillas, que hablamos de sangre real y las consecuencias pueden ser terribles. No sé si el color de la sangre, roja o azul, es determinante para hablar de justicia, de decencia, de ejemplaridad, de respeto...

Pero tengo claro que no es de recibo que nos sigamos afanando en quitar de sus camas el guisante que molesta sus reales cuerpos, mientras los nuestros soportan todos los rigores imaginables.

Este post fue publicado originalmente en el blog de la autora

ESPECIAL PUBLICIDAD