BLOGS
02/01/2019 07:28 CET | Actualizado 02/01/2019 07:28 CET

Solo prosperidad

Getty Images

Seguro que no son muchos, más bien ninguno, los que en estas fechas os hayan deseado prosperidad. Sólo eso. Con tanto "meme", "gif", vídeos virales y frases hechas varias, enmarcadas en botellas de champán, serpentinas, gorritos y demás que invaden nuestros teléfonos y correos electrónicos en estas fechas, me siento viejuna y trasnochada expresando el deseo de toda la vida para lo que se nos avecina. Próspero Año Nuevo.

Sin más. Sin bromitas más o menos afortunadas o divertidas. Claro que podemos pedir una pareja, o un divorcio, o un chalé o uno de esos carísimos coches que llevan los deportistas famosos. Supongo que eso también es desear prosperidad, que al fin y al cabo el diccionario de la Real Academia (que espero me acompañe también en el año nuevo como en todos desde que tengo memoria), define próspero con sólo dos acepciones: Dicho de una cosa: "Favorable, propicia, venturosa". Y dicho de una persona, "que tiene éxito económico".

Ya lo hemos jodido. Con lo bien que íbamos, y resulta que nos vuelven a lo de siempre, al dinero. Que nos recuerdan que la prosperidad pasa por los Mercados, por el IBEX, por el crecimiento del PIB del primer mundo (que los otros nos quedan lejos) y por liderar esa fastuosa recuperación que nos llevan vendiendo hace años, aunque aún no nos hayamos percatado de que ya está entre nosotros.

Sin desdeñar la segunda acepción del término "próspero", que una es humana, come todos los días, cambia de abrigo de cuando en cuando y enciende la calefacción en esos interminables y húmedos días de niebla, me quedo con la primera parte. Favorable, propicio, venturoso...

En la prosperidad que le pido al año nuevo entran las mujeres maltratadas y asesinadas que conforman una larga y penosa lista a finales en días de balance.

Son mis deseos propios para un próspero 2019, pero también lo son para los míos y para toda la gente de bien. Cabe todo en tres adjetivos; cabe la paz, la igualdad tan lejana y casi inaccesible, la solidaridad, que casi ha desaparecido del diccionario oficial, y sólo permanece en pequeños textos individuales, en el corazón de cada cual y en los esfuerzos de ONG y asociaciones humanitarias que suplen los "olvidos" de los dirigentes. En la prosperidad que le pido al año nuevo entran las mujeres maltratadas y asesinadas que conforman una larga y penosa lista a finales en días de balance. Y también tienen un lugar los que no tienen trabajo, y los que, trabajando, no llegan ni tan siquiera a mitad de mes.

Caben el diálogo y el entendimiento a todos los niveles, olvidados por el desuso, que ya nadie dice eso de que hablando se entiende la gente. Cabemos todos, porque las personas tienen, tenemos, que ser lo primero. Las palabras deben sustituir al tintineo de las monedas; los corazones deben volver a ocupar el lugar que les han usurpado las carteras, y los abrazos y los besos, a los emoticonos uniformes y monótonos. La risa debe sonar a castañuelas, no ser un monigote con la boca abierta. Y el llanto, sano y liberador a veces, no puede quedar reducido a otro muñeco con ojos chorreantes.

No voy a hacer balance, por no acabar el año en rojo, en el peor color que se puede acabar cuando has perdido para siempre un ser querido y no te bastan del todo los recuerdos, al menos de momento, para llenar el hueco de la ausencia.

Con el puntapié en salva sea la parte al año que dejamos, al mundo convulso, al incierto panorama político en todas partes, a la ruptura del contrato social, tal y como lo concebíamos, mi único deseo es que todos creamos que un año mejor es posible. Y que luchemos por conseguirlo. Por salir del tiempo circular de Macondo y evitar la maldición de otros cien años de soledad.

Feliz y Próspero Año Nuevo.

Este post se publicó originalmente en el blog de la autora.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs

EL HUFFPOST PARA 'MASCOTAS 2'