BLOGS
29/03/2018 10:15 CEST | Actualizado 29/03/2018 10:15 CEST

Torrijas con billete de ida y vuelta a EE.UU

Tengo tres preferencias en el ámbito personal y profesional (siempre van unidas, sino no tendrían validez): escribir, leer para aprender y cocinar. Por esta última actividad, hace poco me encargaron una cena en la que se incluían torrijas. Los comensales, al igual que el menú, eran muy especiales: nietos de emigrantes españoles que dirigieron sus pasos y su destino hacia Estados Unidos a finales del siglo XIX y comienzos del XX.

AOL

Uno de ellos, cuyos abuelos eran asturianos, es James Fernández, con una larga trayectoria profesional como Catedrático de Literatura y Lengua Española y Portuguesa en la New York University. Es autor, junto con Luis Argeo, del libro 'Los inmigrantes desconocidos', en el que narran, tras años de investigación, el devenir de muchos españoles que llegaron a Nueva York y otras ciudades norteamericanas.

AOL

Durante el mes de marzo, se ha presentado el libro en varias provincias españolas con el apoyo de la agregaduría cultural de la Embajada de EEUU en España.

Bill Wear

Este recorrido histórico y emotivo está protagonizado por esos viajeros que cruzaron el charco con la ilusión de alcanzar una vida mejor. Ahora, sus nietos han disfrutado reencontrándose con sus raíces y con la gastronomía española, torrijas incluidas. Durante esos días, Anthony Carreño, uno de los directores del Centro Español de Tampa (California) fundado en 1898, me comentó, con una sonrisa infantil y tierna, que las torrijas le habían sabido como las de su abuela. Luego estuvimos hablando de otros platos de la cocina española y, cómo no, la fabada nos ocupó un buen tiempo de nuestra charla, acabando con una seria invitación para ir a cocinarla a Tampa. Apuntado queda.

Bill Wear

Y todavía hay más. Esta gira de visibilización de los emigrantes españoles en Estados Unidos ha contado con el apoyo de María Dueñas. La escritora publica en unos días 'Las hijas del capitán', una novela protagonizada por tres españolas que se ven obligadas a tomas las riendas del negocio familiar en Nueva York tras la muerte accidental del padre.

Antes de ponerse a escribir, Dueñas contactó con James Fernández, hizo las maletas y se marchó a la ciudad que nunca duerme para 'empaparse' de historia. Allí recorrió la calle catorce, Brooklyn y muchos más sitios. Leyó, vio y escuchó mucho para ambientar y dar forma a los personajes de su nueva novela.

AOL

Una vez más, la comida, los sabores y los olores unidos a nuestros primeros años de vida nos sirven de memoria emocional eterna y sin lagunas. Da igual el tiempo que pase, el continente en el que se esté o las circunstancias que nos hayan acompañado a lo largo de la vida. En muchas ocasiones, el pasado más tierno vuelve de la mano de un plato preparado por una madre, un padre, una abuela o de alguien que con amor lo cocinó y, sin pretenderlo, dejó su huella para siempre. Algo así me ha pasado gracias a las torrijas. Los sabores de nuestra infancia nos reencuentran en el camino con viajeros únicos que, en muchas ocasiones, llegan para quedarse como amigos.

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blogs

EL HUFFPOST PARA 'MATAR O MORIR'