BLOGS
02/10/2012 10:11 CEST | Actualizado 01/12/2012 11:12 CET

Del bistrot a la tasca, 10 restaurantes 'perrunos'

En Francia, Alemania o Bélgica, en restaurantes de todo tipo, es común ver a gente comiendo o cenando con un can bajo la mesa. Y antes de que a algún humano le entre la tentación de ladrarme, lo aclaro: ni asoman la nariz durante la velada.

En Francia, Alemania o Bélgica, en restaurantes de todo tipo, es común ver a gente comiendo o cenando con un can bajo la mesa. Y antes de que a algún humano le entre la tentación de ladrarme, lo aclaro: te percatas de su presencia sólo cuando se van, ni asoman la nariz durante la velada. Son perros que ni saltan a comerse la chuleta que hay en el plato ni molestan a los demás comensales. Están bien educados.

En España es menos frecuente pero no impensable: en diversas ciudades no está prohibido por ley y, en paralelo, cada vez más dueños de perro se ocupan de que su can sepa comportarse.

Las ordenanzas municipales, por ejemplo en Gijón, Barcelona, también en Madrid, indican que es el dueño del local quien decide si prohibe o no la entrada de canes.

No pueden estar en tiendas de alimentación o en supermercados, pero sí en la parte pública de un restaurante, alejados de la cocina.

Puede que os sorprenda descubrir que no son sólo cafés o bares de tapas los que aceptan clientes que vengan acompañados por su can. Aquí he hecho una breve selección, 10 sitios eclécticos, todos recomendables, en diferentes puntos de España.

Jai Alai: Un clásico en Madrid desde hace casi 90 años, cocina vasca de calidad y trato tan exquisito como amable.

Motha: Un café restaurante delicioso, también en Madrid, en el que la comida es sana, el pan casero y su simpatía está garantizada.

Lo de Flor: en Barcelona, cocina de mercado, mediterránea y casera; no hay ni microondas ni congelador, a cambio hay un ambiente estupendo.

Atelier Belge: cuidadas recetas belgas con aire renovado. En Madrid.

La Nueva Tajea: muy cerca de Vejer de la Frontera, un lugar con jardín para comer bien y alegrarse la vista.

La Gustava: Local ecléctico y acogedor cuyo menú diario tiene incontables fans y con razón. En Madrid.

Le Petit Bistrot: Aire parisino bien conseguido, cocina francesa y mucho charme desde el bar de la entrada al restaurante, al fondo. En en el madrileño Barrio de las Letras.

Picnic: Un luminoso local en el Born el que disfrutar, por ejemplo, de un estupendo Brunch.

Bon Lloc: En Palma de Mallorca, un restaurante vegetariano con un menú muy variado.

Bar Amadeo: En Cella, Teruel, almuerzos riquísimos de esos de 'de mucho colesterol'.

Seguro que a muchos les parecerá un despropósito el que los perros puedan estar en restaurantes, hay hasta quien prohibe su presencia en terrazas, al resto sólo un comentario más: suele coincidir que en aquellos locales donde son bienvenidos los perros educados también tratan con mayor amabilidad a los humanos. Buen provecho.

En SrPerro.com podéis encontrar muchas opciones más.

ESPACIO ECO