BLOGS
12/10/2018 10:04 CEST | Actualizado 12/10/2018 10:04 CEST

Día Mundial de la Salud Mental: ¿Cómo construir relaciones significativas y exitosas?

Pixabay

Con motivo de la reciente celebración del Día Mundial de la Salud Mental, vale la pena enfatizar las relaciones humanas positivas, como medio para la buena salud mental. La enfermedad mental deriva del desequilibrio entre el cuerpo y la mente, causado por la falta de armonía en la sociedad, que a la vez es provocada por el desequilibrio con la naturaleza. Al reparar nuestras conexiones sociales, nos dirigimos hacia el balance con la naturaleza y eso afecta positivamente no sólo nuestra salud mental, sino también nuestro bienestar y salud general.

Las buenas relaciones humanas son el tesoro que hace que la vida valga la pena y sea gratificante. Esta es una verdad incuestionable, considerando que somos animales sociales. Pero cerca de la mitad de todos los americanos sienten que no tienen relaciones significativas, que se encuentran, ya sea solos, excluidos o aislados. ¿Por qué es tan difícil alcanzar relaciones sólidas y satisfactorias? Es absolutamente factible. Sólo necesitamos aprender cómo hacerlo.

Toda nuestra vida está basada en las relaciones

Si lo pensamos, toda nuestra vida está basada en las relaciones: en casa, en el trabajo, con los amigos, conocidos, en cualquier nivel, en cualquier campo. Todos queremos éxito en la vida, levantarnos por la mañana felices y satisfechos, pero vivimos en un mundo con desigualdad y conflictos, básicamente en todas las áreas en las que están involucrados los humanos.

Desde muy temprana edad aprendemos que no podemos decir lo que queremos, comportarnos como nos place, porque puede provocar una reacción negativa e incómoda en los demás; así que adoptamos ciertas reglas y códigos de conducta determinados por la sociedad para encajar en ella. Puede ayudarnos a avanzar en nuestra vida personal en cierta medida o a progresar en nuestras carreras, pero este marco no basta para construir relaciones significativas -un factor clave ligado a la felicidad y a la estabilidad emocional, según estudios científicos-. Por el contrario, vivimos bajo constante presión, lo cual tiene implicaciones masivas para nuestro bienestar.

El aislamiento social y la soledad son insanos

Las investigaciones revelan que el aislamiento social y la soledad están directamente asociados con problemas de salud y aumento del riesgo de muerte prematura hasta en un 29%, comparado con aquellos que tienen un ambiente de amistad y apoyo. La falta de conocimiento sobre cómo relacionarnos unos con otros es un problema que vemos hoy en la era moderna. Antes, la gente estaba encasillada en clases y jerarquías. Arraigadas en esos límites, las relaciones eran simples y claras. Hoy han desaparecido esas diferencias entre las personas. En una realidad global, estamos rompiendo los límites en las religiones, creencias, profesiones y estratos socioeconómicos.

Esta nueva visión abierta, por un lado nos da la sensación de igualdad, pero por otro lado, es solamente una igualdad superficial y la gente está confundida. El mundo se ha convertido en un lugar global, con todos dependiendo unos de otros, pero cuanto más interdependientes, un odio mayor se revela.

Seguimos explotando a los demás en beneficio personal e intentamos imponer nuestros propios puntos de vista y decisiones egoístas. Este enfoque egocéntrico contradice el principio de una sociedad igualitaria donde cada persona es igualmente importante, aunque cada uno sea diferente.

¿Cuál es la base para las relaciones positivas?

La actitud de igualdad y de mutua aceptación es la base para todas las relaciones positivas. Debe establecerse un sistema de educación social para abrir nuestros ojos al profundo nivel de interdependencia que existe en todas las áreas de nuestras vidas, ampliando la necesidad indispensable de conexiones sociales positivas. Podemos empezar con pasos concretos para adquirir relaciones fuertes y sólidas.

Primero, es importante darse cuenta de que en este mundo estrechamente interdependiente, cada pieza es indispensable para completar la imagen completa de la realidad, como en un rompecabezas. Al afectarnos unos a otros, afectamos a todo el sistema, para bien o para mal. Cada persona es parte del sistema y eso influye directamente a cada persona. ¿Queremos beneficiarnos del hecho de tener buenas relaciones y un ambiente cálido? Ciertamente cada persona desea esa realidad para sí misma. Es entonces por nuestro propio interés el transformar nuestras acciones e intenciones, de egoísmo dañino, a cuidado y entendimiento mutuos.

La forma de alcanzar este objetivo, aunque no se trate de ciencia aeroespacial, todavía no es evidente para nosotros, porque no se nos ha enseñado cómo hacerlo. Sólo necesitamos usar las herramientas correctas de comunicación. El mejor instrumento para adquirir la sabiduría que nos permite desarrollar y fomentar relaciones significativas es a través de discusiones en talleres de conexión, llamados también "mesas redondas" o "círculos de discusión".

Al sentarnos en círculos como iguales, la comunicación con los demás -desde un enfoque positivo y de igualdad de tiempo para cada orador-, sin debatir o anular los puntos de vista de los demás, sólo compartiendo nuestros pensamientos y escuchando de forma genuina a los demás, sin interrumpir, gradualmente nos acerca unos a otros, encontrando un campo común y fértil para cosechar las buenas relaciones. Este método abre una fuente de soluciones a problemas que quizá consideremos sin solución.

El sentido de respeto mutuo y consideración crea una atmósfera de unidad, por encima de divisiones profundas, tan necesaria en el mundo de hoy, interconectado pero tan desequilibrado. Está en nuestra manos cambiar esta realidad, construir relaciones satisfactorias basadas en la unidad y el entendimiento mutuo; y al hacerlo así, disfrutamos de buena salud, como resultado de nuestras conexiones positivas.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs

EL HUFFPOST PARA 'MATAR O MORIR'