BLOGS
19/12/2016 12:25 CET | Actualizado 19/12/2016 13:14 CET

Del quirófano a las instituciones: carta a Pablo Iglesias

iglesiasEsto no solo va de ti o de Íñigo o de Teresa. Esto va de todos los que hemos aparcado nuestras vidas para crear un proyecto común, de los muchos que han puesto su ilusión en nuestras manos y de los muchos más a los que tenemos que convencer de que somos la única alternativa de futuro capaz de cumplir las expectativas de la mejora de su vida.

2016-12-19-1482145904-7613999-636176925873578101.jpg

Foto: EFE

Querido Pablo Iglesias:

He trabajado en el hospital que hoy visitas desde que tengo uso de razón médica. Me gusta mi profesión, tengo vocación de cuidar y creo en la Medicina como vehículo social que te permite ser útil a la gente y en la Sanidad pública como la herramienta imprescindible para que nadie se quede atrás. Nunca imaginé que en algún momento haría otra cosa diferente de atender a mis pacientes, pero en el 2011 apareció el fenómeno social del 15M, que supo poner el fonendoscopio en la sociedad y hacer un diagnóstico preciso de su cada vez más agónica enfermedad. Se escuchaban lemas como "no nos representan" y "dormíamos, luego despertamos", un reclamo infalible para una anestesista.

En ese momento me dejé llevar por las palabras de Gregorio Marañón, que decía que "cuando llegan tiempos de crisis profunda, en que, rota o caduca toda normalidad... es obligatorio para todos salir de su profesión y ponerse sin reservas al servicio de la necesidad pública".

Así que, como muchos compañeros y compañeras, no dudé en remangarme la bata blanca y salir a la calle a formar la Marea Blanca para reclamar que nos estaban robando nuestro patrimonio sanitario y que les estábamos dejando a nuestros futuros colegas y a nuestros hijos migajas de lo que nosotros habíamos recibido.

La Marea Blanca fue un ejemplo de transversalidad (sí, lo he dicho, transversalidad) donde se dieron cita personas con diferentes etiquetas ideológicas bajo una sola etiqueta común: "La sanidad pública no se vende, se defiende". Porque no hace falta estar de acuerdo en todo para coincidir en lo fundamental.

La Marea Blanca estuvo precedida y arropada por una, para muchos, insólita huelga de médicos, un colectivo poco dado a la protesta pero que, "cuando llegaron tiempos de crisis profunda", supo ver su responsabilidad histórica y social. No dudo que el apoyo de esta clase media sanitaria o burguesía sanitaria, si lo prefieres, fue una de las claves del éxito de la Marea Blanca.

La segunda clave del éxito fue apelar a la defensa de la Sanidad pública como bien común desde diferentes perspectivas ideológicas. El cajón de gente que defiende la Sanidad Pública es mucho más ancho y extensible que el cajón de gente que se etiqueta de izquierdas y que defiende la Sanidad pública. Aunque paradójico, porque la defensa de la Sanidad Pública ha sido patrimonio tradicional de la izquierda, el ejemplo de la Marea Blanca demostró la necesidad de romper los marcos establecidos y crear marcos nuevos que definieran mejor la realidad social del siglo XXI. Renunciar a apelar a todo el espectro social y levantar muros entre gente que coincide en lo fundamental es un error.

La tercera clave fue complementar la protesta en la calle con el trabajo institucional. En este caso ,con las demandas judiciales y la presión en las instituciones. El binomio calle-juzgados o calle-institución fue claramente sinérgico y ganador.

Necesito que tú, Pablo, seas capaz de cuidarnos a todos nosotros. Y ese cuidado pasa por que nuestra herramienta, a la que hemos llamado Podemos y de la que tú tienes una de las llaves, sea exquisita en lo plural, sensible, democrática.

Y entonces apareció Podemos, contigo al frente, recogiendo esa demanda colectiva que clamaba no solo hacer otra política sino hacer política de otra manera, sin trampas, sin esquinas, sin recovecos; POLÍTICA con mayúsculas que fuera capaz de poner las instituciones, secuestradas y apartadas de la realidad social, al servicio de la gente. El momento histórico era ese y muchos decidimos que ya era hora de que la gente corriente diera un paso al frente y se pusiera el futuro por montera; ¿lo recuerdas?: gente corriente, haciendo cosas extraordinarias. Así que, como muchos otros, cerré mi agenda profesional y abrí una nueva agenda para mí: la política, una agenda que no estaba escrita porque la íbamos a escribir nosotros. Tú mismo decías que ya no nos servían ni las agendas políticas ni los manuales ni las fórmulas del pasado y que lo verdaderamente revolucionario era ganar. Teníamos la responsabilidad de ganar el futuro. Y cuando digo teníamos, lo digo en el plural de las revoluciones. Porque esto no solo va de ti o de Íñigo o de Teresa. Esto va de todos los que hemos aparcado nuestras vidas para crear un proyecto común, de los muchos que han puesto su ilusión en nuestras manos y de los muchos más a los que tenemos que convencer de que somos la única alternativa de futuro capaz de cumplir las expectativas de la mejora de su vida.

Si la Sanidad pública es para mí una herramienta social, la política de la mano de Podemos debía ser la caja de todas las herramientas sociales. Y con ese convencimiento salí del quirófano y me adentré en las instituciones, animada sobre todo por mi padre, que había sido diputado del Partido Comunista en la primera legislatura tras la dictadura franquista, y que veía en Podemos no tanto una reconquista de la izquierda sino una oportunidad de coger el relevo de la historia y correr hasta la meta de la verdadera transformación social.

Después de casi dos años trabajando en la Asamblea de Madrid, denunciando y sacando propuestas que pudieran cambiar la vida de la gente, ahora te escucho decir que hay que volver a las calles porque las instituciones nos han cambiado, dicho en mayestático profundo.

Me gustaría contarte que en mi caso las instituciones no sólo no me han hecho cambiar (ojeras mediante) un ápice mis convicciones, que estoy segura que compartimos, sino que me han reafirmado en la necesidad de seguir corriendo hacia la meta para escribir la historia en papel de BOE o de BOCM.

Hoy vienes a mi hospital a apoyar una reivindicación más que necesaria contra la precariedad laboral del personal sanitario y no se me ocurre mejor manera de apoyarla y de cuidar nuestro Sistema Sanitario que trabajar en todos los espacios capaces de cambiar esa realidad. Porque nuestra sanidad no sólo se reconstruye a base de encierros y protestas, sino con otro gobierno, diligencia y determinación. Por eso Podemos se presentó para ocupar un espacio, el de las instituciones. Instituciones en las que desembarcamos pero que todavía no hemos llegado a conquistar.

Me encantaría poder decirles a mis compañeros, a los que confían en nosotros y a los muchos que aún faltan, que vamos a seguir trabajando duro para que puedan cuidar mejor a sus pacientes. Necesito poder decirles que, aunque cada día vemos cómo se sigue desangrando nuestro sistema, nosotros seguimos dispuestos a terminar esa conquista para poder acabar con la incompetencia, la desidia y la mala fe con las que se gobiernan en la actualidad nuestros hospitales y centros de salud.

Pero para que yo, y muchos que como yo nos creímos que nos uníamos a Podemos para hacer otro tipo de política, para ganar y cambiar las cosas, podamos seguir diciéndole a nuestros compañeros todas estas cosas, necesito que tú, Pablo, seas capaz de cuidarnos a todos nosotros. Y ese cuidado pasa por que nuestra herramienta, a la que hemos llamado Podemos y de la que tú tienes una de las llaves, sea exquisita en lo plural, sensible, democrática, transparente y noble, capaz de demostrar que, efectivamente, somos gente corriente pero preparada para hacer cosas extraordinarias.