25s

Dentro del Congreso hubo grupos parlamentarios que se dedicaron a aprovechar el incendio para sacar provecho. Para algunos el rodeo del Congreso sólo supuso alguna incomodidad a la hora de entrar, de llegar, de salir, para muchos marcó un antes y un después.
Veo a una ciudadana suplicando desarmada, arrodillada e indefensa. Veo a un policía gritando escopeta en mano, chaleco, pistola, casco y botas con punta de metal. Todo se repite en un bucle cada vez más peligroso.
Ayer muchos de nosotros aprendimos muchas cosas. Aprendimos que hay una de dos reacciones, sentarnos en el suelo y recibir palos, o autodefendernos y combinar las dos cosas, pero no correr. Y este debate ya lo tenemos.
El 25S, como el 15M, la gente ha salido a la calle a reclamar más y mejor democracia, a decir que ha llegado el momento de que se produzcan cambios importantes y de fondo en nuestro sistema democrático.