almohada cabeza siestas

En la calle Plátano del barrio madrileño de Tetuán, un día del año pasado a la hora de la siesta, los ocupantes del modernísimo