altruismo

Todos hemos hablado de Amancio Ortega estos días, unos con más intensidad, otros con menos, unos a favor, otros en contra
Escribió una carta a sus amigos y familiares explicándoles que no necesita dinero.
Durante d√©cadas se nos ha hecho creer que encontraremos la felicidad adquiriendo el √ļltimo modelo de coche/tel√©fono/par de zapatos/etc. Pero en cuanto conseguimos ese √ļltimo modelo que iba a garantizar nuestra felicidad, nos dicen que algo nuevo acaba de salir y que nunca seremos felices si no lo conseguimos... As√≠ es como hemos creado el consumismo.
Una ma√Īana de febrero de 2008, me encontr√© con el padre de una paciente. Aquel hombre se aferr√≥ a m√≠ y me dijo con desesperaci√≥n que su hija se hab√≠a matado. No consigo recordar con qu√© palabras intent√© reconfortarle. Lo que s√≠ recuerdo con gran nitidez es que aquel d√≠a decid√≠ dedicar mis esfuerzos a la prevenci√≥n. Desde entonces, la pregunta "¬Ņpor qu√©?" se convirti√≥ en una afirmaci√≥n: por qui√©n.
Ve a nuestra portada Facebook Pinterest Twitter Una oftalm√≥loga jubilada de 77 a√Īos, con experiencia como cooperante, ha
Los ciudadanos de los pa√≠ses ricos nos beneficiamos de la pobreza global. No hay m√°s que pensar en los precios baratos que pagamos por bienes producidos en condiciones cercanas a la esclavitud. ¬ŅQu√© se puede hacer? Habr√≠a que evitar beneficiarse, en la medida de lo posible, de la injusticia.
Los mercados han invadido todos los √°mbitos de la vida. Deciden por nosotros sobre valores y principios que antes estaban bajo la potestad del esp√≠ritu del hombre. Vivimos en la era del triunfalismo del mercado, caracterizado por un discurso p√ļblico que ha quedado vaciado de sustancia moral.
En estos días brumosos hay pocas cosas tan gratificantes como poder compartir historias de esperanza; historias de individuos que han sabido cambiar el rumbo de sus vidas. Esta comienza por Marc Freedman, un norteamericano que ha dedicado buena parte de su carrera a reinventarse en el periodo que va entre la madurez y la jubilación.
"La energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma". Hagamos una prueba, sustituyendo la palabra energía por dinero. Lo que tenemos es el Primer Principio de la Economía (PPE).
Y acudieron, y limpiaron. Unos cuantos kilos de basura, una docena de bolsas llenas y escombros de todo tipo fuera del Najerilla