anatomia-del-gusto

Ya sé que estarán pensando que voy a hablar de Paco Roncero como cocinero laureado cuando no es así, porque en mi opinión
comidaHacía algunos años que el Hotel Urban, situado junto al Congreso de los Diputados, no contaba con un buen restaurante. Pero han tenido la feliz idea de sacar a Yeyo Morales de Ramsés y darle el espacio y la libertad que necesitaba para desarrollar su cocina. El resultado se llama Cebo, y podríamos decir que que ¡ha nacido una estrella!
carneNino Redruello es un joven restaurador heredero de uno de los establecimientos más longevos y concurridos de Madrid, La Ancha, algo más que una casa de comidas, pero menos que un bistró. Podría haber elegido, como tantos, ser el peor de los cocineros modernos, pero ha decidido, menos mal, ser el mejor de los tradicionales. Por eso su cocina es burguesa y popular aunque llena de toques de contemporaneidad. Acércate a probarlo a su restaurante Fismuler.
anatomistaTrataba el Financial Times la última novela del gran Ian McEwan, Nutshell, como "un caso de un maestro carpintero en estado de aburrimiento que intenta el bordado". Sin exagerar tanto, eso es lo que que me vino a la cabeza tras mi primer almuerzo en Bibo, el nuevo local madrileño de Dani García.
anatomistapolloDabiz Muñoz es un gran cocinero, uno de los pocos vanguardistas que nos quedan y, sin duda, el último revolucionario. Siempre me fascinó su cocina, aunque me irritara su histrionismo y me desconcertara su desigualdad, pero cuando mucho se arriesga, el peligro de cometer errores también es más alto. Su nueva propuesta, acabada de presentar, supone hallar la cuadratura del círculo, porque estamos ante una suerte de clasicismo vanguardista.
tDSTAgE acaba de cumplir dos años y en ellos se ha convertido en uno de los restaurantes más interesantes de España, porque la cocina de Guerrero se ha concentrado en lo esencial alcanzando el tuétano de su culinaria. Los platos han pedido en belleza, pero han ganado en profundidad como si pretendiera que la estética, la forma, no nos distrajera del fondo.
pulpoNo sé si habría acudido a Atlántico tan ilusionado como lo he hecho si no fuera por el nombre de su impulsor, Pepe Solla, uno de los grandes cocineros gallegos. Y lo cierto es que me ha gustado en conjunto, algunos platos mucho y el lugar, con ese ambiente bohemio, aún más.
mariscoEl restaurante Montemar es un erizo envuelto en sedas y protegido por plumas, porque contando con uno de los parajes más bellos del mundo, todo en él resulta áspero en demasía. Y eso que es el más refinado... pero el portugués de raza, las boas familias, como ellas se autodenominan, son de gustos sencillos en el comer, más castizos que refinados, amantes de guisotes, mariscos y abundantes raciones.
postreNunca se me habría ocurrido ir a un restaurante español fuera de España, pero me moría de curiosidad, así que escogí uno de sus locales más populares de Washington, Jaleo, una especie de tapas y olé, un concepto de comida rápida pero española cien por cien. Y no fui defraudado, porque el éxito es admirable. Ya era hora.
huevoCuando visité el recién abierto y excelente Carlos Oyarbide, vacío un sábado a mediodía, me pregunté cuál era la razón de esa escasa afluencia. Y es que solo se me ocurren razones para que esté lleno: el cocinero es conocido y pertenece a una saga brillante, practica una cocina elegante y comprensible y en Madrid nos apasiona lo navarro. Un restaurante que es para los más clásicos y para los modernos que necesitan un respiro. Y que encima, es de los más asequibles de Madrid.