Pues no ha sido Venus, pero sí el malestar de los jóvenes dirigentes lo que esta semana se ha hecho más visible que nunca en el PP. La gota que ha colmado el vaso de la paciencia de quienes no están dispuestos a disimular su repugnancia ante los comportamientos de algunos de sus mayores lleva el nombre de Rita Barberá.